Público
Público

Zapatero espera que Gómez acepte hoy no ser candidato

El presidente convoca al líder del PSOE madrileño, al que intentará convencer de que deje paso a Trinidad Jiménez y evite la celebración de primarias. El PSM insiste en que Gómez no se retirará

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En medio de un conflicto que se ha ido enconando casi por horas, José Luis Rodríguez Zapatero mantendrá hoy con el líder del PSM, Tomás Gómez, una reunión decisiva en la crisis que enfrenta a la federación madrileña del PSOE con la ejecutiva federal. En esa cita, que previsiblemente tendrá la Moncloa por escenario, el presidente tensará todos sus resortes de persuasión para convencer a Gómez de que diga sí a la petición que ya le cursó hace días. Y esa petición se resume en lo siguiente: que dé un paso atrás que permita que sea la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, quien se enfrente en las urnas a Esperanza Aguirre en las autonómicas de 2011 porque los sondeos internos la señalan como mejor valorada. Y, en consecuencia, que evite el cisma de unas elecciones primarias.

Anoche, fuentes cercanas a Gómez seguían asegurando que el líder del PSM está decidido a perseverar en su candidatura incluso si Zapatero le propone mantener el cargo de secretario general del PSM o compensarlo con cualquier otro de relevancia. 'No vamos a dar marcha atrás', recalcó un dirigente del PSM muy próximo a Gómez.

Otras fuentes ajenas a la federación socialista de Madrid dudaban en cambio de que el ex alcalde de Parla, aupado en 2007 a la cúpula del PSM con el impulso de Zapatero, haya aceptado reunirse con el presidente para darle un no que cuestionaría su autoridad. Desde el PSM se aduce que la autoridad del presidente no quedaría mermada dado que las primarias constituyen un proceso 'democrático y establecido en los estatutos del partido'.

Aunque el entorno de Tomás Gómez remacha que Zapatero no le ha pedido en ningún momento que se retire de la carrera electoral, fuentes de la ejecutiva federal del PSOE confirmaron ayer a este diario que tal petición ya la conoce Gómez desde hace días. Después de trascender la reunión que el vicepresidente tercero del Gobierno y presidente del PSOE, Manuel Chaves, sostuvo con Gómez el 15 de julio, Zapatero mantuvo un contacto con el líder del PSM, como informó Público. Y el mensaje fue
el mismo que ya le había transmitido Chaves: que la dirección del partido no le considera el mejor aspirante frente a Aguirre y que, por el bien del proyecto, debería dar un paso atrás. El lunes, el líder socialista expresó públicamente durante un acto en León las respectivas valoraciones que le merecen Tomás Gómez y Trinidad Jiménez: 'buena', en el primer caso; 'buena, buenísima', por lo que respecta a la ministra de Sanidad.

La cita de hoy trascendió a media tarde. Horas antes, Manuel Chaves había dado una vuelta de tuerca en la crisis. El partido, confirmó Chaves en una entrevista con la Cadena Ser, maneja encuestas que atribuyen a la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, mejores expectativas electorales que al líder del PSOE madrileño (PSM), Tomás Gómez. La de Jiménez sería 'una opción muy fuerte en el caso de que se dé, una candidata de mucho peso', había afirmado minutos antes. 'Lo que habría que pedirle a todos y también a Tomás [Gómez] es que reflexione sobre qué es lo mejor para el partido', apostilló.

Las declaraciones públicas de Chaves, cuya voz representa al núcleo duro de la ejecutiva federal del PSOE, implicaban en sí mismas un redoblamiento de las presiones sobre Tomás Gómez. En algunos círculos sus palabras se interpretan como la preparación del camino para la cita de hoy.

Tras la entrevista concedida por Chaves, estalló José Cepeda, vicepresidente del grupo parlamentario del PSOE en la Asamblea de Madrid y líder del nuevo guerrismo, corriente que asegura representar al 30% de la militancia del PSM. 'Esto no es un cásting ni se puede hablar como si esto fuera una selección de personal en torno a unas encuestas que nadie ha visto', afirmó Cepeda en declaraciones a Público. 'Hablar de nombres propios en este debate es una broma pesada en términos intelectuales', agregó.

El dirigente socialista abundó en la idea de que Gómez 'no se va a retirar'. 'Más del 90% de la federación está con él, esto es un proyecto de cambio', subrayó.

Otro dirigente del PSM que pidió expresamente el anonimato defendió la continuidad de Gómez en la carrera, y lo hizo esbozando una analogía que afecta al presidente: 'También Zapatero se presentó a unas primarias [el congreso del PSOE de 2000, en el que rivalizó con José Bono] donde la dirección apoyaba a otro candidato. Y ganó'.