Público
Público

Zapatero evita poner fecha a la retirada de Afganistán

El jefe del Ejecutivo reitera que España permanecerá en la zona "mientras peligre la seguridad global"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Debemos permanecer en Afganistán mientras estén en peligro la seguridad global y la de los españoles'. El presidente del Gobierno situó ayer con este argumento los objetivos de la misión internacional que opera en Afganistán 'por encima de los plazos' de retirada del contingente español desplegado en la zona.

'Los objetivos son irrenunciables; los plazos, indicativos', señaló José Luis Rodríguez Zapatero, rehusando limitar en el calendario la permanencia de las tropas españolas 1.500 militares. 'En la medida en que logremos avanzar en esos objetivos, los plazos se harán más seguros', apuntó. El interés último, la estabilización del país, tendrá 'un avance sustancial en 2011', según indicó Zapatero. 'A partir de ahí, evaluaremos', se limitó a anunciar.

El presidente insiste en que la misión en Afganistán 'se puede ganar'

El Gobierno 'cuenta con el respaldo del PP', reiteró Mariano Rajoy sin abrir fisuras de fondo. CiU sí matizó su apoyo, reclamando que la estrategia política prime sobre la militar. En la otra orilla, la izquierda minoritaria reclamó un calendario de salida.

Pero no lo habrá, de momento. Zapatero sólo hizo votos por que el trabajo de las tropas españolas 'concluya cuanto antes' y dejó claro que no habrá regreso sin 'la satisfacción del deber cumplido', ya que 'la misión no está perdida y se puede ganar', según sostuvo ante el escepticismo de la oposición.

Rajoy niega a las tropas españolas el estatus de fuerza de paz que les da la ONU

Zapatero recordó el triple aval ONU, OTAN y UE que sostiene la presencia internacional en la zona sin rehuir el debate por el que atajaron quienes defienden el envío de tropas pero buscan en la semántica el punto crítico de convertir en 'guerra' lo que la ONU acredita como misión de paz.

'Naturalmente, ese objetivo de imposición de la paz tiene sentido cuando la paz no existe, en un escenario caracterizado por el conflicto', prologó Zapatero para admitir que la misión 'entraña riesgos para la vida de los soldados' que, según señaló, 'están preparados, capacitados y dotados para hacer frente' a este peligro.

'Estoy convencido de que, a pesar de las dificultades, esos esfuerzos contribuyen a hacer el mundo más seguro'. Zapatero anunció la detención de cuatro personas por su presunta implicación en este atentado.

'Todo el mundo dice que es una guerra', respondió al presidente del Gobierno el jefe de la oposición. 'Todos los que están allí, salvo usted, y que estamos metidos en ella', insistió Rajoy abriendo el baile semántico que, a falta de otra diferencia de calado, distanció al PP del PSOE en el debate.

'Hubiera sido mejor decir la verdad a tiempo, porque es muy importante que nuestros soldados conozcan la verdadera realidad de su misión', lamentó el líder conservador, que añadió a este reproche la supuesta 'falta de claridad' del Gobierno en esta cuestión.

Rajoy acusó a Zapatero de ser 'reticente, ambiguo y elusivo' en sus explicaciones, 'actuar de tapadillo' y estar 'instalado en el disimulo' .

El deterioro de la seguridad en el país sirvió a CiU para defender una salida diplomática al conflicto. 'Llevamos más de ocho años en Afganistán, no hemos conseguido los objetivos y no nos podemos quedar allí toda la vida; es la hora de soluciones políticas y no militares', defendió.

Josep Antoni Duran i Lleida pidió que el Congreso acuerde una posición sobre Afganistán y 'concierte después esta postura común' con el resto de actores internacionales implicados en el despliegue. Igual que CiU, el PNV se mostró contrario a una salida prematura de Afganistán, porque sería 'devastadora', según su portavoz, Josu Erkoreka. 'En este momento, la pregunta no es qué pintan las tropas españolas allí y cuándo se retiran, sino qué hacer para corregir los errores del pasado y conseguir los objetivos', concluyó el representante del Grupo Vasco.

Distanciada de este respaldo, ERC dio ayer un paso más en su alejamiento del Gobierno. 'Le vamos a pedir una estrategia clara de salida y un calendario', anunció el responsable parlamentario de ERC, Joan Ridao. 'Las cosas no pueden continuar así, porque no tienden a mejorar', advirtió sumándose a IU.

Su portavoz, Gaspar Llamazares, calificó de 'insoportable' la situación en la zona. 'Insoportable es también el tributo de vidas para una guerra perdida', subrayó para reclamar a Zapatero una retirada de tropas. IU defendió que la 'guerra' de Afganistán y la presencia de tropas extranjeras en el país 'alimenta la inseguridad internacional, al servir de caldo de cultivo de talibanes y alimentar a Al Qaeda'.

'Afganistán es el escenario de una guerra abierta', proclamó desde el BNG Francisco Jorquera, que reclamó también un calendario de retirada de tropas, igual que pidió la representante de Nafarroa Bai.

El apoyo de los grupos minoritarios a la presencia española en Afganistán corrió por cuenta de Coalición Canaria, UPyD, que denunció que 'se pague para liberar a los nuestros a los mismos que asesinan a otros de los nuestros', y UPN.

El portavoz socialista, José Antonio Alonso, avivó el debate. '¿Por qué Rajoy habla de guerra?', se preguntó. Alonso encontró una respuesta en 'las toneladas de mala conciencia que tienen al PP prisionero de la guerra de Irak' ordenada por Bush y acatada por Aznar.

El debate en el Congreso coincidió con la difusión de las conclusiones de una encuesta que asegura que el 42% de los españoles es partidario de salir de Afganistán, mientras que un 16% se conformaría con reducir el número de soldados. Por contra, según el informe Transatlantic Trends, un 35% cree que hay que mantener las tropas y un 6% es favorable a un incremento de la presencia militar española.