Público
Público

Zapatero frena los preparativos para cambiar el Gobierno

El presidente pide "calma" a sus colaboradores y les asegura que no planea hacer una crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La divulgación de los planes de José Luis Rodríguez Zapatero para acometer una profunda reestructuración del Gobierno ha provocado un frenazo en seco de los preparativos, al menos de puertas afuera. El presidente ha impartido instrucciones para descartar esta posibilidad ante los medios de comunicación y, para darle verosimilitud, lo hizo él mismo ante su estado mayor, en la reunión que habitualmente celebra todos los lunes en la Moncloa para preparar la agenda de la semana.

Zapatero, en una reunión a la que acudieron los tres vicepresidentes y algunos ministros, pidió 'calma' a sus colaboradores más directos. La posibilidad de suprimir las vicepresidencias es una de las novedades que, según adelantó Público el sábado, considera el jefe del Ejecutivo para realizar una 'drástica' reestructuración del Gabinete que, según las fuentes informantes, podría alcanzar hasta 'casi la mitad' del Consejo de Ministros, integrado ahora por 17 miembros.

La Moncloa insiste en que su 'prioridad exclusiva' son las reformas

'Ni planeo ni he pensado hacer una crisis de Gobierno', aseguran fuentes próximas al presidente que dijo en la mencionada reunión, después de que, al comienzo, uno de los convocados suscitara el asunto. Zapatero, según estas fuentes, reiteró que su 'prioridad exclusiva' en estos momentos 'es culminar las reformas económicas'.

No es la primera vez que se produce una situación parecida. Ya ocurrió hace un año. El 9 marzo, este periódico adelantó que Zapatero planeaba acometer un cambio de Gobierno; el 11 de marzo, el presidente ordenó acallar el debate al trascender sus intenciones, y menos de un mes después, el 7 de abril, realizó lahasta ahora más amplia remodelación de su Consejo de Ministros, con la sustitución de Pedro Solbes por Elena Salgado y la incorporación al Ejecutivo de José Blanco, Manuel Chaves y Trinidad Jiménez. Quince meses después, uno de los cambios que se maneja es la sustitución de Elena Salgado al frente de Economía y Hacienda.

La anterior crisis se descartó 27 días antes de que se hiciera oficial

Zapatero, que esta tarde responderá como cada mes a varias preguntas en el Senado, participará después en la votación del decreto ley para la reforma laboral por el pleno del Congreso de los Diputados. Esta norma se tramitará después como proyecto de ley, por lo que podrán introducirse modificaciones en el texto, pero de momento cuenta con apoyo suficiente para salvar el primer trámite parlamentario.

El presidente, que mañana rendirá cuentas ante el Congreso del semestre de presidencia de la Unión Europea, participará este fin de semana en la reunión que el G-20 celebra en Toronto. Él mismo ha asegurado en diversas ocasiones que el proceso de reestructuración de las entidades financieras debe esta cerrado a fin de mes y el calendario para la otra gran reforma que impulsa, la de las pensiones, depende de las fuerzas políticas que participan en el Pacto de Toledo.

Los 32 secretarios de Estado, que configuran el segundo escalón del Gobierno, están a la espera de julio para conocer su suerte. A finales de ese mes concluye el plazo que se acordó en abril, cuando se aprobó la desaparición de 32 puestos de alto cargo, en su gran mayoría directores generales. Entonces se decidió esta moratoria por el desempeño de la Presidencia de la Unión Europea, ya que en los Consejos de Ministros de la UE el titular de la cartera sólo puede ser sustituido por un secretario de Estado. Por las mismas razones se aplazó el ajuste en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

A finales de julio concluirá también el plazo para que cada ministerio racionalice su propia estructura de acuerdo con los altos cargos que se hayan suprimido. Esta adaptación se estima que implicará la desaparición de unas 90 subdirecciones generales -hay 1.095, más 32 jefes de gabinete con ese rango-, medida de escaso alcance económico, ya que se trata de un puesto desempeñado en su práctica totalidad por funcionarios. El único ministerio que, de momento, ya ha procedido a esa adaptación ha sido el de Fomento, en el que se han suprimido cuatro subdirecciones generales.