Público
Público

Zapatero ni calma ni convence a los sindicatos

Las organizaciones de funcionarios convocan un paro en el sector para la primera semana de junio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No son buenos tiempos para el lenguaje sindical de clase. Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, hicieron ayer difíciles equilibrios sobre la fina línea que separa pasarse en la respuesta al Gobierno por el plan de ajuste, o quedarse cortos. Los líderes sindicales habían aplazado sus posibles reacciones a la entrevista que mantuvieron ayer con Zapatero, pero el resultado fue claramente insatisfactorio.

'Las aclaraciones no sólo no nos han convencido sino que nos han ratificado en nuestra oposición', aseguró un cariacontecido Méndez. 'Más allá de un daño material, hay un daño en la confianza', remachó Toxo, que reiteró el 'cambio de escenario' que la propuesta del Gobierno acarreaba en términos de paz social. Con todo, el presidente aún les prometió aportar más detalles, en especial del recorte de sueldo de los funcionarios, antes de que el plan se apruebe previsiblemente el próximo jueves 20 en un Consejo de Ministros extraordinario.

Méndez cree que las medidas de ajuste harán subir el desempleo

El Gobierno está haciendo números para tratar de salvar del tijeretazo a los salarios más bajos de la Administración, a los que sólo se les aplicaría una congelación salarial. Todavía no está claro a partir de qué nivel, o de qué retribución, comenzaría el ajuste, que sería escalonado. La posibilidad de que los llamados mileuristas del sector público escapen al mordisco salarial, así como el anuncio de subidas en las pensiones mínimas y las no contributivas, puede ser la piedra de toque para que los dos mayores sindicatos nacionales gradúen el alcance de sus respuestas. Con todo, Toxo reconoció que estas aclaraciones 'no cambian la sustancia' del paquete de medidas.

Además, Méndez aseguró que 'con estos sacrificios no sólo no se va a reducir el paro, va a aumentar', ya que 'las medidas de ajuste drenarán 15.000 millones de euros en consumo e inversión en tan sólo 18 meses', completó Toxo. Los representantes sindicales expusieron al Gobierno una larga batería de medidas que se pueden abordar antes que las recogidas en el plan (como subidas de impuestos o lucha contra el fraude) en un intento de convencer a Zapatero de revisar algunas de las iniciativas.

Sin embargo, se toparon con un presidente que sólo les argumentó la urgencia de 'recortar el gasto'. Su insistencia en este punto obedece a las decisiones acordadas por los líderes europeos durante el fin de semana, en las que los países del euro se comprometieron a reducir sus niveles de gasto. Ayer, un alto economista del Banco Mundial y el miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González-Páramo, coincidieron en afirmar que las medidas para reducir el déficit son 'adecuadas' para poder sacar a España de la crisis económica. Sin embargo, González-Páramo dijo que no eran 'una solución en sí mismas'.

Toxo entiende que se ha dañado la confianza en el Gobierno

Méndez y Toxo comparecieron exhaustos y sin argumentos para justificar la decisión del Ejecutivo después de algo más de dos horas de una reunión 'tensa, en ocasiones'. Ambos líderes no descartaron ningún escenario de movilización, pero tampoco dieron un paso al frente sobre el alcance de las acciones de respuesta. Así, los dos sindicalistas esperarán a anunciar el calendario de movilizaciones a las decisiones que adopten sus ejecutivas a lo largo del día de hoy. Toxo mencionó el 'coste económico' que supone una huelga general y recordó la 'responsabilidad' que se deben los sindicatos a este respecto.

De momento, los secretarios anunciaron que respaldarán las decisiones que tomen sus federaciones de servicios públicos, que ya han convocado un paro general en el sector público. UGT ha propuesto como fecha tentativa el 2 de junio, pero será hoy tras el encuentro de las cúpulas de los sindicatos mayoritarios en el sector (CCOO y Csi-Csif) cuando se decida la fecha definitiva. Con toda probabilidad será la primera semana de junio, ya que se necesitan diez días para recibir la autorización. Además, habrá movilizaciones ante las delegaciones de Gobierno de todas las provincias españolas y otras actividades de protesta.

El presidente mostró su 'respeto' ante la convocatoria de estas movilizaciones, según aseguraron fuentes de la Moncloa, y en ningún momento trató de disuadir a los agentes sociales de organizar este tipo de protestas.

La reforma laboral fue otro elemento que centró el encuentro. Zapatero preguntó a los sindicatos cómo veían los avances en este terreno, y ellos le devolvieron la pregunta, ya que creen que el ajuste pone en cuestión 'el perímetro de discusión'. Los sindicatos expresaron su 'voluntad de seguir llegando a un acuerdo' pero no escondieron las nuevas dificultades que aporta la presentación de este plan para llegar a un pacto en los próximos 15 días.

Los agentes sociales aseguraron que 'por ahora, no estamos en las proximidades de un decretazo en materia de reforma laboral', aunque también reconocieron que los últimos acontecimientos les hacen dudar de que no haya más recortes sin consenso.