Público
Público

Zapatero no descarta alargar el estado de alarma

La prórroga se produciría si lo aconsejasen "las circunstancias" // El presidente subraya que las decisiones para controlar el caos aéreo y la canalización de la información han sido "acertadas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde el estallido, el viernes, del mayor boicot de los controladores aéreos en la historia de España, el presidente del Gobierno no se había pronunciado. Hasta ayer. José Luis Rodríguez Zapatero aprovechó su presencia en el Congreso en los actos de conmemoración del 32º aniversario de la Constitución para avanzar su posición sobre el caos en los cielos españoles de este fin de semana y, sobre todo, de los resultados de su gestión.

Y esta ha sido óptima, destacó: 'La evaluación que debía hacerse es: ¿la decisión y el cómo informa el Gobierno ha dado los resultados esperados, que era restituir la normalidad de una grave crisis en el sistema aeroportuario español en un tiempo de menos de 24 horas?' Zapatero se contestó a sí mismo: 'Sí. El proceso de toma de decisiones, y cómo, cuándo y quién debía informar ha sido acertado'. Esa determinación hará incluso que se fortalezca la imagen exterior de España, según la lectura que ayer hizo la vicepresidenta segunda, Elena Salgado.

El jefe del Ejecutivo compareció ante la prensa visiblemente satisfecho por cómo ha encarrilado el motín de los controladores y cómo lo frenó en seco gracias a la declaración, el sábado, del estado de alarma, un hecho insólito en democracia. No descartó que vaya a proponer la prórroga la medida, una vez que se cumpla el periodo de vigencia de 15 días: 'En función de cómo evolucionen las circunstancias, el Gobierno tomará la decisión oportuna, y lo hará teniendo en cuenta la opinión del conjunto de los grupos políticos', que son los que tendrían que votarlo en el Congreso.

El presidente dejó la puerta abierta a la prolongación del estado de alarma. Igual que lo hicieron varios ministros, ya durante la recepción y en conversación informal con los periodistas. Miembros del Gobierno apuntaban que, si fuera necesaria, la propuesta de la prórroga se aprobaría en el Consejo de Ministros del viernes 17, aunque necesariamente tendría que ser aprobada por la Cámara la semana siguiente. Sin embargo, fuentes del Ejecutivo precisaron a Público que su intención es levantar el estado de alarma pasados estos primeros 15 días, con la esperanza de que el conflicto con los controladores entre por la vía de la normalidad. Defensa y Fomento, explicitó Zapatero, trabajan en una 'una nueva capacidad de reacción' si el problema reaparece. 

La ceremonia oficial arrancó con la intervención de José Bono. Inmediatamente después, se vio charlar a Zapatero con Mariano Rajoy. En total, no llegó a dos minutos. Era la tercera conversación que ambos han mantenido sobre este asunto en los últimos días. Zapatero comentó en los corrillos con la prensa que ha percibido 'buen tono' del líder del PP, pese a que los conservadores evitaron en las primeras horas censurar la actitud de los controladores. El presidente reveló incluso que el viernes, poco antes de militarizar el espacio aéreo, Rajoy le recomendó que tuviera 'buena mano'.

¿Y por qué no compareció cuando se decretó el estado de alarma? Zapatero alegó que el Ejecutivo desplegó una 'estrategia gradual': optó por medir 'la fuerza del interlocutor': primero se dirigió a los controladores el ministro de Fomento, José Blanco, y luego el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba. Si los técnicos no se hubieran plegado, sí habría dado la cara el presidente.

El jefe del Ejecutivo se explicará ante el pleno del Congreso pasado mañana. 'El Parlamento debe tener la información en primer lugar y en el menor tiempo posible', justificó. Fuentes del Gobierno describieron la buena acogida del PP y también del resto de grupos del estado de alarma. Señalaron que hasta ERC e ICV estaban 'encantadas', aunque IU y el BNG sí se mostraron más críticos.

De hecho, Gaspar Llamazares exigió ayer que se levante la medida, un 'abuso constitucional' porque la militarización de civiles no está prevista para el estado de alarma, sino para los casos más graves (excepción y sitio). Al portavoz se le vio en el cóctel confrontando sus tesis con su ex compañera de IU Rosa Aguilar, hoy ministra de Medio Ambiente.

La celebración de la Constitución, cada año, es un 'acto vivo', no una 'rutina muerta'. Bono tiró del caos en los aeropuertos para ilustrar que la Carta Magna está 'vigorosa', ya que al prever en su articulado la posibilidad del estado de alarma ha evidenciado que 'quienes recurren al chantaje para defender privilegios son los únicos culpables'. 'Ni han vencido en esta ocasión ni vencerá quien lo intente de nuevo. Los culpables deben perder toda esperanza', concluyó el presidente del Congreso.


'Aprobaremos el decreto el jueves, pero el Gobierno deberá dar una explicación al conjunto de los españoles de qué es lo que ha ocurrido para que todos hayamos vivido una situación tan lamentable como esta. Muchísimas gracias. No hay preguntas'. Fue todo lo que dijo Mariano Rajoy a la prensa sobre el sabotaje aéreo nada más llegar ayer al Congreso. Ya en el cóctel, los periodistas intentaron tirarle de la lengua, pero se negó.

No aclaró por qué primero eludió acusar a los controladores del caos y el domingo el PP los tachó de culpables. O por qué el 3 de noviembre se reunieron dirigentes del partido con los técnicos. O si mantiene la petición de dimisión de Gaspar Zarrías y José Blanco.

Rajoy sólo comentó que había hablado con Zapatero en dos ocasiones y que su posición se conocerá este jueves, en el pleno especial en el Congreso. Por cierto que el líder del PP repitió que votaría a favor del estado de alarma, que había que convalidar el real decreto. Se confundía: la Cámara sólo tendrá que votar si hay prórroga.