Público
Público

Zapatero no se libra de los abucheos en su último desfile

El aumento de la distancia entre el público y las autoridades amortigua los improperios de la ultraderecha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los reyes han presidido esta mañana la parada militar que se celebra en Madrid con motivo de la Fiesta Nacional, un acto en el que se han escuchado algunos gritos contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pero más leves que en años anteriores.

El Rey y el resto de la Familia Real fueron recibidos a pie de coche por el presidente del Gobierno que este año no fue nombrado por megafonía. En ese momento ha sido cuando se han escuchado algunos silbidos y abucheos dirigidos contra Zapatero, pero que no se han oído en la zona de autoridades e invitados.

El último desfile militar del 12 de octubre organizado por un Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero y con Carme Chacón como ministra de Defensa estrena un nuevo formato de recorrido, desde Atocha a la Plaza de Colón, con la tribuna presidencial en Neptuno a más de 100 metros del público. Además cuenta por primera vez con una decena de pantallas a lo largo de su extensión que permitirán a más ciudadanos presenciar algunos actos centrales de la celebración.

Desde Defensa se ha asegurado que este nuevo formato, que aumenta en unos 600 metros su longitud, no pretende esconder los abucheos al presidente del Gobierno.

El Rey ha pasado revista a las tropas a bordo de un vehículo militar descapotable, debido a la operación a la que fue sometido para reparar el tendón de Aquiles de su pie izquierdo. Además, Juan Carlos, que luce uniforme de gala del Ejército de Tierra, ha asistido sentado durante a gran parte de la parada militar.

Entre las escenas que se han producido a lo largo de la mañana, ha destacado la charla distendida que han mantenido durante varios minutos el candidato socialista a la presidencia del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el candidato de los populares, Mariano Rajoy.

A pesar de estas modificaciones, la parada militar de 2011 mantendrá la austeridad que caracterizó al desfile del año pasado. Así, frente a los más de 4.000 militares y 200 vehículos que solían participar en el desfile en años anteriores, en 2010 se optó por reducir su número (tanto el de efectivos como de vehículos y aeronaves) y en este 2011 se seguirá en esa tónica.

Según los datos aportados por el Ministerio de Defensa, en la parada de este miércoles participan más de 3.000 efectivos, 147 vehículos y hasta 55 medios aéreos. Así se conseguirá organizar un desfile un 20% más barato que el de 2008, según el departamento que dirige Carme Chacón, que se ha mostrado dispuesta a facilitar la cifra concreta de gasto posteriormente al desfile.

Los actos han arrancado a las 10.30 horas, con la llegada de los Reyes a la plaza de Neptuno, donde este año se sitúa la tribuna de autoridades (en 2010 se colocó frente al Estadio Bernabéu porque el desfile discurrió por el Paseo de la Castellana).

El monarca ha recibido los honores de ordenanza y, tras su saludo a las autoridades asistentes, han comenzado los actos. Otra novedad del desfile de este año es que por primera vez la tribuna de autoridades ha contado con sillas para que el monarca pueda sentarse, ya que continúa recuperándose de la operación a la que se sometió el pasado 5 de septiembre para que le repararan el tendón de Aquiles de su pie izquierdo.

En declaraciones a TVE esta mañana, la ministra de Defensa, Carme Chacón, ha asegurado que el propósito de la fiesta nacional de este año es que sea 'más ciudadana, más civil'. Por ello los museos estatales permanecerán abiertos de forma gratuita al público (descarga el programa de actividades). 'Queremos que la gente pueda pasear el día de la fiesta nacional', ha expresado Chacón.