Público
Público

Zapatero pide a los candidatos que eviten "tensiones innecesarias"

Rubalcaba asegura que él no hace "guerra sucia en el partido". Griñán advierte contra los intentos de "embarrar" el proceso congresual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No utilizó la expresión 'juego limpio', pero este fue el sentido y la moraleja de las palabras que José Luis Rodríguez Zapatero pronunció en la noche del domingo durante la cena de despedida que celebró con los miembros de la Ejecutiva del PSOE, en la que en tono distendido llegó a referirse al secretario de Organización, Marcelino Iglesias, como 'el casco azul'.

Así lo confirmaron a este periódico varios de los participantes, que interpretaron lo dicho por Zapatero como una advertencia en contra de maniobras como la que muchos socialistas han visto en el reportaje publicado el domingo en El País. Varios dirigentes lo han calificado públicamente de 'sectario' e 'indignante', por cuestionar la capacidad de Carme Chacón para liderar el PSOE por su entorno personal y familiar.

Chacón soslaya la controversia y dice que ella 'trabaja en positivo'

El todavía secretario general del PSOE, tras hacer un somero repaso de las dificultades por las que atraviesan España y su partido, pidió 'no añadir tensiones innecesarias' al proceso que concluirá el sábado con la elección de su sucesor. 'Los dos candidatos salen de esta Ejecutiva, que ha estado a la altura en las circunstancias más difíciles. No se deben añadir tensiones innecesarias que perjudiquen la unidad política que será necesaria después de la votación', señaló Zapatero, según la versión recabada de varios dirigentes que asistieron a la cena.

Aunque su discurso estuvo marcado por la emotividad, todos los consultados interpretaron esas palabras en mayor o menor medida en el contexto del artículo que el domingo desató la indignación de dirigentes y notables del partido como José Antonio Griñán, Guillermo Fernández Vara, Jordi Sevilla o Javier Solana, que ha apoyado explícitamente la opción de Alfredo Pérez Rubalcaba y tachó el texto de 'indignante'.

Rubalcaba elude aclarar si volvería a ser el candidato electoral

Zapatero subrayó la necesidad de que todos sean 'absolutamente respetuosos', porque la sociedad está mirando al PSOE y hace falta que el congreso 'salga bien'. Más allá de estas palabras, a las que respondió en tono afectuoso el presidente del partido, Manuel Chaves, el mencionado artículo fue 'la comidilla de la cena' en las conversaciones de corrillo o entre quienes se sentaban juntos.

Y ayer aún seguía coleando. 'Yo no hago guerra sucia en mi partido', sostuvo Rubalcaba en Los Desayunos de TVE. 'Lo relevante en este caso es lo que yo pienso de ella. Tengo la mejor opinión de Carme Chacón. Es una excelente compañera y amiga y, además, los dos queremos lo mejor para el PSOE'. Y quien fue la directora de su campaña el 20-N, Elena Valenciano, tuiteó: 'Afirmo que el equipo de Rubalcaba no tiene nada que ver'.

Chacón, por su parte, respondió ateniéndose a la pauta de Zapatero. Evitó entrar en la polémica, abogó por el 'respeto absoluto' y subrayó que ella trabaja 'en positivo'.

Zapatero señala a Iglesias como el casco azul' en la contienda interna

Pero no faltó quien saliera en su defensa. El presidente de la Junta de Andalucía, José Anto-nio Griñán, volvió a censurar ayer los intentos de 'embarrarla campaña' para elegir al nuevo secretario general y tachó de 'deleznable' que siempre 'se busque cónyuge en una mujer y no en un hombre' para decir 'si le influye o no le influye', algo que consideró, 'como mínimo, machista'.

Griñán ha optado en los últimos días por no hacer explícitas sus preferencias entre los candidatos, pero en su entorno no descartan que pueda reconsiderar esta actitud si la competición se sigue embarrando. Otro secretario regional, el madrileño Tomás Gómez, anunció ayer que para el viernes 'ya habremos tomado una decisión definitiva' sobre el candidato al que dará su apoyo. A ambos se les presume inclinados hacia Chacón. Y hay una gran expectación por conocer la postura que finalmente mantendrá el extremeño Guillermo Fernández Vara, cuyo propósito es no manifestar su criterio hasta el mismo congreso.

En cuanto a la incidencia que pueda tener el hecho de que Felipe González se ha 'pringado' con Rubalcabasegún la expresión utilizada por el candidato, existen dudas. José Borrell recordó en Onda Cero que todos los candidatos apoyados por el patriarca socialista han perdido y hasta Trinidad Jiménez, muy cercana al expresidente, puso en duda en Telecinco la influencia que puede tener en el voto de los delegados, aunque es 'muy querido'.

Si Chacón expresó ya hace tiempo su disposición para incluir a Rubalcaba en la próxima Ejecutiva en el caso de que ella gane el Congreso, su contrincante evitó asumir un compromiso similar y lo hizo poniendo en cuestión su sinceridad. 'Vamos a ser honestos. Esto forma parte de la táctica electoral. Digo que le daría un cargo y así parece que soy integrador', comentó sobre el planteamiento de su compañera. Y tampoco quiso desvelar si optaría de nuevo a ser el candidato electoral: 'Para eso queda mucho tiempo'. Para conocer la identidad del nuevo secretario general del PSOE, sólo faltan cinco días.