Público
Público

"Zapatero quiere pasar a la historia como el timonel de las reformas"

Portavoz de ERC en el Congreso. Vive a caballo entre el final de la legislatura y la renovación de su partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Joan Ridao lleva unas semanas de vértigo. Mientras en el Congreso se suceden sesiones clave, en su partido se abre la batalla por suceder a Joan Puigcercós. Este político de 43 años aspira a hacer oír en ambos foros su ideario de izquierdas.

¿Aguantará Zapatero hasta 2012?

'El Gobierno está cautivo de los mercados y de la derecha conservadora que manda en Europa'

La legislatura está en una fase agónica. Hay una fractura en el PSOE, con un Zapatero empeñado en pasar a la historia como el gran timonel de las reformas caiga quien caiga, y un candidato y vicepresidente, Rubalcaba, que no se quiere indisponer con los sindicatos y no es partidario de recortes más dolorosos, porque el objetivo del PSOE es tener una dulce derrota en las próximas elecciones. Esta esquizofrenia les lleva, por una parte, a expresar cierta simpatía por el 15-M, y por otra a decir que su determinación es culminar las reformas y continuar la política económica neoliberal que nos ha llevado al desastre. Sólo pido que el Gobierno no especule con el calendario electoral en función de un cálculo partidista, sino en función de su determinación de revertir la situación económica y de los apoyos que tenga, y si los tiene, que agote el mandato.

Se le ve desencantado.

En la negociación colectiva, el Gobierno ha vuelto a demostrar que su política económica es el dogma de la austeridad, está cautivo de los mercados, del núcleo duro de la Unión Europea y de la derecha conservadora neoliberal que manda en Europa.

'Los recortes del PP serán peores que los de CiU en Catalunya, porque no tendrá contrapesos'

¿De ahí el apoyo de CiU y PNV?

El PSOE ha recuperado las viejas costumbres felipistas, su equipo médico habitual, CiU y PNV. En el caso del PNV, en un cálculo legítimo y egoísta de obtener contrapartidas; en el caso de CiU es diferente porque ha actuado más como grupo de presión;, el mismo Duran i Lleida se mostraba orgulloso y satisfecho de este papel.

¿En qué debe cambiar el PSOE para que ERC lo apoye de nuevo?

'ERC debe ser un partido de orden, de centro izquierda, catalanista de amplio espectro'

El conjunto de la izquierda se debe repensar. El PSOE tiene la suerte de ser un partido socialdemócrata y, por tanto, tiene un equipaje bastante ligero y puede cambiar. El futuro de la izquierda pasa por hacer compatible el mantenimiento del Estado del bienestar con la competitividad y la eficiencia. Pero el problema que tiene del PSOE es que desde hace dos años ha abrazado el neoliberalismo, y el neoliberalismo es la crisis misma.

¿Cree que el PSOE es responsable de la eclosión de los indignados?

Este movimiento es una respuesta airada a una salida de la crisis que no es justa por culpa de un Gobierno que está poniendo en cuestión el Estado del bienestar. También se reclama una democracia más participativa. Éste es un requerimiento que se hace al PSOE y al PP, que en esto son como dos gotas de agua porque cuando se pide limitación de mandatos, una ley electoral más proporcional o eliminar privilegios, se han negado rotundamente.

¿Coincide con Duran i Lleida en señalar que la política está secuestrada por las finanzas?

Él es uno de los que más contribuye a que eso ocurra. Y sí, creo que hay una gobernanza económica de la política, no al revés. Éste es el gran drama que tenemos: manda más el director gerente del Deutsche Bank que el presidente del Gobierno español. Zapatero es el masovero que administra la finca del señor Botín.

¿Piensa que los recortes de CiU en Catalunya se reproducirán con el PP en España?

Lo que pasará en España será peor, porque el PP no tendrá contrapesos como tiene CiU en Catalunya. Si gobierna el PP, con mayoría o no, se vivirá lo que se vio en el Reino Unido con el señor Cameron.

Por lo visto en Extremadura, no parece que las alianzas sean el camino para frenar a la derecha.

En toda Europa quien gobierna la paga, han caído 14 gobiernos en dos años, pero de todos los colores. No sé si la solución pasa por alianzas de izquierdas. Respecto a Extremadura, entiendo que hay razones de orden doméstico que lo explican, pero no creo que sea motivo para entregar el poder a la derecha.

¿Cómo ve el resultado de Bildu?

Se benefició de la persecución de los derechos civiles y políticos en Euskadi durante estos últimos años con la Ley de Partidos por parte de PP y PSOE. Si vamos a Catalunya, el panorama es decepcionante. Dado el balance negativo del último ciclo electoral de PSC y ERC, y en parte también de ICV, todos estamos en una situación muy precaria. Estamos a punto de atravesar el desierto durante mucho tiempo, otra cosa es que lo haremos no con dromedario, como hace años, sino en 4x4, porque hemos crecido políticamente.

¿Por la gestión del Tripartito?

La percepción no es buena porque no logramos arrastrar al PSC, el pez grande, a nuestras aguas. No lo sacamos de sus posiciones subalternas respecto al PSOE, éste fue el gran drama del segundo Tripartito.

¿Por dónde debe ir ERC ahora?

ERC debe intentar ser el partido hegemónico de la izquierda nacional. Un partido de orden, de centro izquierda, catalanista de amplio espectro, antagónico en lo social a CiU. No debemos hacer una regresión a la ERC de hace 20 años, cuando éramos un frente patriótico, sino ser un partido socialdemócrata, de rostro social, gradualista.

Usted parece rezagado en las quinielas para suceder a Puigcercós.

En todas las organizaciones que han tenido problemas hay un tsunami renovador que hace que mucha gente plantee cambiarlo absolutamente todo. Pero observo asombrado que el debate interno precongresual gira alrededor de personas y de repartir cargos. Por mi parte, estoy dispuesto a hacer cualquier sacrificio. Y me veo con corazón de asumir funciones más representativas, incluso de seguir en Madrid.

¿Puede permitirse el partido un congreso de confrontación?

No. El problema de Esquerra es que debe ser el único partido del mundo occidental donde cuando alguien gana un congreso con una amplia mayoría, le dificulta las cosas la minoría, hasta el punto que éstas abandonan o se escinden.

Tras estos casi cuatro años, ¿cree que en Madrid se entiende más a los independentistas?

El encaje de Catalunya en España es un empate infinito de impotencias. Nuestra impotencia de largarnos y la de España de encontrar un encaje más flexible. Como decía Unamuno, 'no se puede catalanizar España'. Si hay más o menos comprensión... Zapatero y Rubalcaba dijeron que entendían la queja de Catalunya, pero de las propuestas que plantearon para rescatar el Estatut, nada. Y el PP reunió cuatro millones de firmas contra Catalunya por el Estatut. Imagínese usted.