Público
Público

Zapatero rechaza que haya un trato de favor a la Generalitat

Alega que no se puede obviar el peso de Catalunya en la economía española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Catalunya es a España lo que Francia o Alemania a la Unión Europea'. Con este argumento comparativo, referido al potencial económico de esa comunidad autónoma, se justificó ayer desde el Gobierno que José Luis Rodríguez Zapatero haya dado el visto bueno a Artur Mas para que la Generalitat pueda emitir deuda a pesar de su elevado déficit. En este sentido, fuentes gubernamentales llamaron la atención sobre la circunstancia de que, al tener la economía catalana 'una dimensión mayor, ha de tener también un margen superior de tolerancia' en algunos aspectos.

Mas, tras su entrevista con Zapatero, anunció el lunes que la Generalitat obtendría en breve la autorización del Ministerio de Hacienda para emitir bonos, incluso antes de que se apruebe el plan de estabilidad que ya ha presentado el Govern, por un valor de entre 2.000 y 2.500 millones.

Interlocutores gubernamentales puntualizaron que 'aún quedan semanas de trabajo' y precisaron que una emisión inmediata de bonos en Catalunya tendría por objeto cubrir una deuda sanitaria de 2006 reconocida en 2007 y la amortización de deuda a largo plazo que vence este año. Es decir, se trata de deuda vieja, no de deuda contraída este año.

No obstante, rechazaron que pueda hablarse de 'un trato de favor'. Así, destacaron que el compromiso de fondo, y para todos, es la reducción del déficit Mas se comprometió a recortar el gasto en un 10% durante este año . Y, como prueba de no discriminación, agregaron que el viernes se autorizará a la Junta de Andalucía una emisión de deuda de 1.500 millones.

Zapatero se limitó ayer a un comentario en la reunión que mantuvo con los parlamentarios socialistas en el Congreso. Allí defendió que las comunidades 'puedan tener una financiación razonable' , compatible con 'el imprescindible esfuerzo de consolidación fiscal'. Destacó que su entrevista con el president permitió 'crear un marco de entendimiento para que sus compromisos financieros puedan salir adelante en las condiciones previstas de cumplimiento del déficit'. Y también añadió sirvió 'para sumar esfuerzos, para corresponsabilizarnos' en la lucha contra la crisis.

Ante las críticas por 'despilfarro' que reciben las autonomías, Zapatero señaló que lo censurable son actuaciones como las ocho campañas de publicidad que, en la antesala de las elecciones del 22 de mayo y con un coste mínimo de 11 millones de euros, ha lanzado Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid (Público, 31/1/11). 'Eso sí se hace con dinero público', dijo el presidente, al tiempo que instaba a sus parlamentarios a denunciar ese tipo de comportamientos.

Fuentes del Ministerio de Economía precisaron en los pasillos del Senado los argumentos de Zapatero. No hay privilegios hacia Catalunya, arguyeron, pues todas las comunidades han de cumplir sus objetivos de déficit, que en 2001 es del 1,3% del PIB. Las autorizaciones de endeudamiento sólo se producirán para financiar ese déficit y los vencimientos de deuda (refinanciación) de años anteriores. Las autonomías sólo podrán emitirla una vez que el Consejo de Política Fiscal y Financiera apruebe sus respectivos planes de ajuste.

Desde el Ejecutivo pusieron los ejemplos de Murcia cuyo plan de viabilidad está sujeto a la negociación con los sindicatos y Castilla-La Mancha. Ambas, junto con Catalunya, superaron en 2010 el techo de déficit permitido (2,4%).

Economía también respondió a las quejas de Alberto Ruiz-Gallardón. Recordó que autonomías y ayuntamientos se rigen por normas distintas. Los últimos, por la Ley de Haciendas Locales, que impide la refinanciación de deuda y autoriza sólo nuevas inversiones. Además, subrayaron, la financiación del Ayuntamiento de Madrid aumentó en 2010 'en torno al 8%' y la destinada a la Generalitat decreció 'un 3,2%'.