Público
Público

Zapatero reclamará al G-8 más ayuda al desarrollo

España asistirá por primera vez como país a la cumbre de las grandes potencias económicas del planeta. El presidente español liderará el debate sobre seguridad alimentaria en el mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Caro Josè Louis, sono lieto di estenderti linvito a partecipare al Vertice G-8 che si terrà a LAquila (...)'. Silvio Berlusconi comienza así la carta, a la que ha tenido acceso Público, con la que invita, por primera vez en la historia, a un presidente de España para que acuda en representación de su país a una cumbre del G-8.

El también presidente de turno de este grupo detalla en la misiva que los trabajos en los que se incluye a España dentro de la cumbre tendrán lugar en dos de los tres días (del 8 al 10 de julio) que durará el acontecimiento. Aunque el papel más importante reservado a José Luis Rodríguez Zapatero se desarrollará en la mañana del último día, cuando el presidente español intervenga en el foro sobre seguridad alimentaria en representación de las potencias mundiales.

Serán el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, un mandatario africano en nombre del continente más azotado por el hambre y el propio Zapatero quienesinauguren la mesa, según fuentes de la Moncloa.

El jefe del Ejecutivo español hablará y marcará el rumbo de las intervenciones 'de los países del G-8, de las mayores economías emergentes, de los países de África y de las organizaciones internacionales', tal y como el propio Berlusconi traslada a Zapatero en su carta, que llegó a la Presidencia del Gobierno el pasado martes.

El discurso del presidente, en el que trabajarán su Gabinete y él mismo personalmente hasta el último momento, va en la línea de lo expuesto en la Reunión de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria celebrada en Madrid a finales de enero. Allí, Zapatero anunció que destinaría en cinco años 1.000 millones de euros a políticas públicas de cooperación y ayuda al desarrollo.

El jefe del Ejecutivo hará 'un llamamiento al G-8 y a las potencias económicas emergentes para que se impliquen a fondo en la lucha contra el hambre', explican desde Presidencia. Zapatero pondrá sobre la mesa de la Cumbre de L'Aquila la insuficiencia de los recursos destinados a la lucha contra el hambre, la situación de un planeta en la que mil millones de personas mueren por falta de alimentos y pedirá 'colaboración urgente' a todos. El Gobierno cuenta con que EEUU hará el primer gesto de respuesta a la propuesta española anunciando el aumento de ayudas a la cooperación.

José Luis Rodríguez Zapatero vive con enorme preocupación el impacto de la crisis económica en el tercer mundo, donde la situación se ha convertido en desesperada. Su objetivo en esta cumbre es lograr que sus propuestas de una política global y solidaria sean asumidas en el comunicado final.

El presidente del Gobierno ya avanzó esta prioridad política la semana pasada, durante su participación en Abuja (Nigeria) en la primera cumbre entre España y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Zapatero anunció una aportación de 240 millones de euros para la política agraria en esa región e insistió en que España nunca se desentendería de su papel de líder mundial en materia de cooperación y desarrollo, a pesar de las dificultades provocadas por la crisis económica.

Una vez más, también en África, reiteró su compromiso electoral de alcanzar la asignación del 0,7% del PIB para ayuda al desarrollo en 2012. Pero, además de pedir a la Comunidad Internacional una mayor implicación en la lucha contra la inseguridad alimentaria, el presidente del Gobierno quiere dejar clara 'su apuesta por el papel coordinador de la ONU' también en esta materia, sostienen sus colaboradores.

'Es posible que haya que buscar nuevos mecanismos o reforzar y reformar los ya existentes, como el Consejo de Seguridad Alimentaria', explica un alto cargo del Ejecutivo. Pero la apuesta por la ONU y la labor de liderazgo de su secretario general es indiscutible para Zapatero y así se lo hará saber a sus colegas internacionales en la primera intervención de un mandatario español en una cumbre del G-8.

La participación en el Foro de Seguridad Alimentaria no supone la única participación de España en la Cumbre del G-8. Tal y como indica Berlusconi a Zapatero en su invitación, el presidente del Gobierno tiene la agenda ocupada en L'Aquila los días 9 y 10 de julio.

El jueves 9, a las 18,30 horas, el jefe del Ejecutivo estará en el encuentro que se celebrará con los países del G-8, la Presidencia de turno de la UE (Suecia), los Países Bajos, Dinamarca, Turquía (como país candidato a integrase en la UE) y la propia España. Y, por la noche, José Luis Rodríguez Zapatero asistirá a una cena junto a los representantes de estos países en la residencia del presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano.

El día 8, cuando se inicie la Cumbre de LAquila, sólo se reúnen los países miembros del G-8 y en la mañana del 9, lo harán los del Major Economies Forum (MEF). España acudió a Washington en abril como país observador del encuentro del MEF sobre energía y cambio climático, el mismo asunto que se tratará en Italia el jueves.