Público
Público

Zapatero reivindica su vía "social" frente a la crisis

El presidente del Gobierno rechaza el intento de IU de situarlo fuera del espectro político de la izquierda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un día después de la fallida huelga de funcionarios y a pesar del tijeretazo al gasto público, el presidente del Gobierno reivindicó su esfuerzo por 'dar una respuesta social a la crisis' y rechazó el intento de IU de desplazar al PSOE del espacio de la izquierda.

Lo hizo en el pleno del Congreso, en medio de un nuevo ataque simultáneo lanzado desde la diestra y la siniestra del hemiciclo. Abrió fuego el diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, y lo cerró el líder de los conservadores, Mariano Rajoy. Ambos utilizaron como arma la crisis económica, aunque cargada con distinta munición.

Rajoy acusa al Gobierno de saltarse 22 resoluciones del Congreso

Ni a uno ni a otro satisfacen las recetas del Ejecutivo y los dos personalizaron la crítica en José Luis Rodríguez Zapatero. '¿Cuánto vale su palabra ante esta Cámara?', le espetó Llamazares. 'Llevan en esta legislatura 22 resoluciones incumplidas', le sacó la cuenta Rajoy. Y hasta Josu Erkoreka (PNV), que pasaba por allí a propósito de la instalación en Bilbao de un centro de neutrones, echó su cuarto a espadas: 'La experiencia ha demostrado que lo que prometió hace un año es ya absolutamente imposible de cumplir'.

La pinza no dio para más. Mientras que el presidente del PP insistía en pedir la supresión de ministerios como 'medida ejemplarizante', el diputado de IU que, con el de ICV, se ha desmarcado de esta demanda reivindicaba la existencia de una, a su juicio, inexplorada salida a la crisis por la izquierda.

Esa salida pasa, según Llamazares, por 'la fiscalidad de los que más tienen, mantener la iniciativa pública y tener como principal prioridad el empleo y no el déficit'. Respondió Zapatero que el 11% del déficit al que se ha llegado es consecuencia de haber realizado un esfuerzo 'extraordinario' de iniciativa pública que ya 'no podemos mantener' y que el recorte del gasto social es sólo del 0,5% tras haberlo incrementado un 50% durante sus seis años de mandato. En consecuencia, apeló a 'un juicio más ponderado desde la izquierda'.

El presidente del PP insiste en pedir una reducción de ministerios

Previamente, había rebatido el intento de Llamazares de expulsarlo de ese espacio político. 'Hoy no cuenta usted con la confianza de la izquierda de la Cámara', proclamó el diputado de IU, que le reprochó haberse convertido en 'el cirujano de guardia de los mercados', tras haber 'renunciado' a su control. 'Con todos mis respetos, será la confianza de algún diputado de la izquierda', puntualizó el presidente con la escolta de los 169 diputados que contabiliza el PSOE frente al único de IU.

Su anuncio de ayer fue que no descarta 'más medidas' de ajuste del gasto público. Lo hizo al referirse al plan de reestructuración de la Administración General del Estado, que ha supuesto la fusión o supresión de empresas públicas y altos cargos. Este apunte, dicho en el contexto de la petición de supresión de carteras ministeriales hecha por Rajoy, disparó las conjeturas de pasillo sobre la posibilidad de que se produzca de forma inminente una crisis gubernamental. Sin embargo, un portavoz oficial aclaró que sus palabras se referían al adelgazamiento de la estructura general, no al Gobierno.

Zapatero dijo no tener 'ningún inconveniente' en afrontar un debate sobre la composición del Consejo de Ministros, pero recordó que eso supondría cambiar 'las reglas del juego', que por ley atribuyen esta competencia de manera exclusiva al presidente no al Parlamento.De paso, se reafirmó en el criterio de que ese planteamiento 'no es algo que tenga que ver con el ahorro', por su escaso impacto económico.

El presidente dio por sentado que se pueden 'hacer las cosas con menos recursos de los que habitualmente se utilizan desde las administraciones públicas', pero subrayó que este enfoque 'tiene que abarcar todas las partidas y todas las administraciones públicas', por lo que reclamó 'el apoyo y la concertación en todos los niveles de todas las fuerzas políticas'.