Público
Público

Zapatero respalda a Barroso y Rompuy frente a Merkel

Defiende el liderazgo de las instituciones europeas para acordar las nuevas reformas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No hay ningún plan ni propuesta formal de Alemania. La Comisión no ha recibido ninguna propuesta de un país o grupo de países'. Con esta contundente declaración reivindicó el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, el liderazgo de las instituciones comunitarias para liderar la elaboración de un plan de competitividad de la Unión Europea frente al intento de Angela Merkel y Nicolas Sarkozy de imponer el eje franco-alemán.

Durão Barroso comenzó ayer con José Luis Rodríguez Zapatero una ronda de conversaciones exploratorias para 'perfilar acuerdos' con vistas a la cumbre del 11 de marzo, en la que se deberían concretar las nuevas reformas a debate, que incluyen flexibilizar el fondo de apoyo al euro. Y encontró un respaldo rotundo del presidente del Gobierno español.

Barroso niega categoría de plan a las propuestas de Alemania

'Más Comisión y más presidencia del Consejo Europeo. Somos muy defensores de un método comunitario más fuerte' para reforzar la gobernanza económica europea, afirmó Zapatero sobre el método de trabajo, aunque el viernes pasado, en Bruselas, había expresado un 'firme respaldo' a las propuestas de Merkel. Estas, según fuentes diplomáticas, no pasan, sin embargo, de 'un folio sin firma con media docena de posibles medidas'.

Zapatero sostuvo que el conjunto de los países de la eurozona esperan 'una propuesta de la Comisión y del presidente del Consejo Europeo', Herman Van Rompuy. Destacó que cada país 'hará sus aportaciones', pero 'el camino para llegar a un acuerdo ha de ser que todos tengan una participación decisiva' y, para eso, la única manera es respetar 'el liderazgo de las instituciones europeas', puesto en cuestión por el dúo Merkel-Sarkozy.

La Comisión se desmarca de la idea de vincular salarios y productividad

El presidente del Gobierno calificó de 'trascendental' la cumbre de marzo y comprometió ante Durão Barroso una actitud 'activa y leal', porque su éxito 'interesa a todos'.

Su respaldo a que las instituciones europeas 'sean más fuertes y tengan más competencias' lo explicó no sólo en clave de convicción europeísta, sino también de relación personal con el presidente de la Comisión, hacia el que no escatimó elogios. Zapatero apoyó en su momento su elección como presidente de la Comisión, a pesar de que su filiación ideológica es conservadora y, según subrayó ayer, Durao Barroso ha correspondido 'siempre'. 'Y, subrayo siempre, como un gran aliado y un apoyo fundamental, en los momentos más fáciles y en los menos fáciles', afirmó.

El presidente de la Comisión recordó que este órgano tiene el mandato, compartido con el presidente del Consejo, de 'preparar la reunión del Eurogrupo'. Y su desmarque de Merkel abarcó la propuesta alemana de vincular salarios con productividad: 'No puedo hacer comentarios sobre una propuesta específica que no conozco. En cualquier caso, no es una propuesta de la Comisión'.