Público
Público

Zapatero será testigo en la proclamación de Rubalcaba

Por primera vez en 11 años, el presidente no hablará en un acto del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Luis Rodríguez Zapatero sigue dando pasos atrás, al tiempo que Alfredo Pérez Rubalcaba los da hacia adelante en el proceso de sucesión que vive el PSOE.

Por primera vez en los últimos 11 años, el próximo sábado día 9, Zapatero asistirá a un acto del PSOE en el que no sólo no será el protagonista sino que, además, ni siquiera tomará la palabra.

González sí intervino en la primera postulación de Zapatero

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, que desempeña este último cargo desde julio de 2000, 'asistirá' ese día a la proclamación oficial de Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato del PSOE para las próximas elecciones generales, según consta en la agenda oficial del presidente para la próxima semana, que se dio a conocer ayer.

Zapatero no tomará la palabra en este acto, en el que, según confirmaron también ayer fuentes oficiales del PSOE, sólo está prevista una intervención: la de Rubalcaba. Así, aunque conserva la condición de secretario general, el papel de Zapatero se asemeja cada vez más al que entonces tuvo Felipe González, si bien todo apunta a que será notablemente más discreto o, en palabras de sus fieles, 'más generoso'.

Desde que fue elegido líder del PSOE, en 2000, hasta que ganó las elecciones generales, en 2004, Zapatero sólo compartió el estrado con González en dos ocasiones, ambas en 2002: en mayo, en la presentación de El Relevo, durante la cual el expresidente cuestionó que su sucesor tuviera un proyecto político; y en octubre, cuando se realizó la proclamación oficial de Zapatero como candidato electoral, en un acto similar al organizado para el próximo sábado, pero con una notable diferencia. Entonces, la intervención estelar fue de Zapatero, pero estuvo precedida por otra de González, aunque ya no era ni presidente del Gobierno ni secretario general del PSOE. Ahora, el papel de Zapatero se limitará al de testigo de la proclamación de su sucesor.

El candidato supera otro viernes sin desvelar cuándo dejará el Gobierno

Previamente a este acto, que se celebrará en el Palacio de Congresos de Madrid, un recinto con mucho menos aforo que la plaza de Vistalegre donde tuvo lugar la proclamación de Zapatero, se celebrará una reunión del Comité Federal para cumplir el trámite de ratificación de la candidatura de Rubalcaba. También aquí está prevista la presencia de Zapatero e, igualmente, que tampoco hable.

La única intervención prevista en este caso es la del secretario de Organización, Marcelino Iglesias, que hará una breve exposición del desarrollo del proceso que ha conducido a la proclamación de Rubalcaba como candidato presidencial para los comicios de 2012, fruto de un proceso de elecciones primarias que no llegaron a celebrarse por falta de contrincantes, tras la retirada de Carme Chacón, y el aval por unanimidad al vicepresidente primero del Gobierno por parte del máximo órgano del partido entre congresos.

Escenificando distancia institucional ante estos preparativos, Rubalcaba volvió a valerse ayer del traje de vicepresidente como muleta para lidiar la principales incógnitas sobre su futuro político inmediato: cuándo y cómo abordará su retirada del Gobierno para concentrarse en su candidatura.

El número dos del Ejecutivo acostumbra a sortear la cuestión semana tras semana en su comparecencia posterior a la reunión del Consejo de Ministros. La sala de prensa de la Moncloa es territorio vedado para la pugna partidaria. Rubalcaba dosifica adjetivos y se muestra habitualmente reacio al cuerpo a cuerpo político en su mesa de portavoz y también, muy especialmente en los últimos dos meses, absolutamente refractario al debate sucesorio en el PSOE.

Ayer no fue la excepción. Sorteó la cuestión un viernes más para no contaminar su papel de portavoz del Gobierno. 'Aquí no', acostumbra a ser su defensa habitual cuando los periodistas le invitan, en vano, a romper esta regla, que invocó el vicepresidente en tres ocasiones casi consecutivas para zafarse de la cuestión.

¿Seguirá el consejo de Felipe González de salir 'ya' del Ejecutivo? 'No tengo nada que decir, pero nada de nada', despejó Rubalcaba en el primer asalto. 'Todo me parece interesante y con nada puedo responderle', volvió a defenderse sólo unos minutos después. Aún habría un tercer intento. ¿Cómo se siente siendo Alfredo P. Rubalcaba en su primer cartel como candidato? 'No toca', zanjó el vicepresidente.