Público
Público

Zapatero subió casi el doble que Aznar

La pensión mínima de los jubilados se ha incrementado hasta un 50,8% y hasta un 66% la de viudedad entre 2004 y 2011

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Ocho millones de beneficiarios, casi 100.000 millones de euros para pagar prestaciones este año y un fondo de reserva que cerró 2010 con más de 64.000 millones de euros son las grandes cifras del sistema de pensiones, uno de los elementos fundamentales del Estado del bienestar, el más valorado, junto con la sanidad, por los ciudadanos. Por eso, no es extraño que provocara una convulsión la decisión del Gobierno de congelar las pensiones para 2011, salvo las mínimas. Una línea roja que nunca se había cruzado desde el Pacto de Toledo, ni antes, porque siempre se habían actualizado con la inflación. Eso es así, pero también que Zapatero es el que más ha subido las pensiones mínimas.

Entre 2004 y septiembre de 2011, la pensión mínima por jubilación a los 65 años se ha incrementado un 50,8% con cónyuge a cargo y un 36% para quienes no lo tienen. En ese periodo, la inflación acumulada ha sido del 22,8%, por eso las pensiones mínimas de jubilación han ganado poder adquisitivo ya que han superado en 28 y 13 puntos porcentuales, respectivamente, al índice de precios. También las pensiones mínimas de viudedad han mejorado entre un 44% y un 66% para mayores de 65 años. Eso significa que el incremento en la percepción es hasta tres veces superior al aumento de precios acumulado en esos años.

El PSOE aumentó hasta un 7% la jubilación mínima frente al 3,7% del PP, en promedio anual

Afortunadamente, no todos cobran la mínima. Hay algunos que reciben la máxima, fijada en 2.497 euros en la actualidad y que percibe alrededor del 2% de los pensionistas. Pero también el aumento de la pensión media ha batido a la inflación puesto que se ha incrementado más de un 40% para los jubilados y un 35% para las viudas.

Ahora la pregunta es si esta evolución se diferencia de la experimentada durante los gobiernos de Aznar. Y la respuesta apenas tiene matices: sí. La subida de las pensiones mínimas durante el periodo socialista casi ha duplicado, en promedio anual, la experimentada durante las dos legislaturas del Gobierno conservador. Las pensiones mínimas de jubilación crecieron un 3,7% con el PP de media cada año, es decir, apenas siete décimas más que el IPC promedio, mientras que con el PSOE se incrementaron, en promedio, hasta casi un 7% para los jubilados con más de 65 años en función con cónyuge a cargo y un 5% para los que no lo tienen. Esos aumentos suponen entre cuatro y dos puntos porcentuales más que el IPC. A su vez, las pensiones de viudedad subieron un 3,7% con Aznar y entre un 6% y un 8,5% con Zapatero, en promedio.

'Claramente, el PSOE ha subido más las pensiones que el Partido Popular, pero no las ha financiado', señala Carlos Bravo, secretario confederal de Seguridad Social de Comisiones Obreras. Bravo se refiere a que las pensiones no contributivas, que son las que se pagan para que todos los ciudadanos lleguen a cobrar la pensión mínima, deben ir con cargo a los presupuestos del Estado, pero siguen abonándose con cotizaciones sociales. Por ejemplo, si te jubilas y sólo te corresponde cobrar 350 euros, a través de la no contributiva te abonan otros 400 para llegar a la mínima. Eso supone 4.000 millones de euros anuales a cargo de la Seguridad Social, cuando por ley deberían cubrirse con impuestos.

La única congelación de pensiones se ha llevado a cabo con el Gobierno socialista

Desde 1995, fecha del primer Pacto de Toledo, las reformas del sistema de pensiones han sido pactadas con partidos políticos y agentes sociales, aunque el PP no apoyó la última. Entre los principales cambios se encuentra la ampliación del periodo para calcular la pensión, que pasó de 8 a 15 años con el PP y de 15 a 25 con el PSOE. A los mayores de 55 años expulsados del mercado laboral les compensa que se suba de 15 a 25 años el periodo de cómputo para calcular la pensión, porque así pueden contabilizar más tiempo de salarios que de subsidio por desempleo. Sin embargo, para sueldos crecientes hasta la edad de jubilación, supone una merma del 3-4%.

Pero lo más trascendente, y no bien recibido, es el retraso de la edad de jubilación a los 67 años si no se ha cotizado 38,5 años. La nueva edad de jubilación está entre 65 y 67 años en función de los años cotizados: te puedes jubilar con 65 años si has cotizado 38 años y medio; si has cotizado sólo 38 años, la edad de jubilación será 65 años y medio e irá aumentando hasta el tope de 67 años a medida que los años cotizados sean menos. Según Carlos Bravo, dos tercios de los trabajadores cumplen esas condiciones y se podrán jubilar con 65 años. No ocurre lo mismo con los autónomos, de los que sólo el 30% alcanza el periodo exigido de cotización, también porque muchos no empiezan a cotizar hasta los últimos años. Se exige más 'a quienes menos contribuyen a la Seguridad Social', concluye Bravo.