Publicado:  19.05.2010 11:49 | Actualizado:  19.05.2010 11:49

Zapatero subirá los impuestos a "los quemás tienen"

El presidente anuncia un incremento de los tributos que no afectará a las clases medias, pero evita detallar cuándo y cómo se hará

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Vamos a pedir un mayor esfuerzo a todos". Fueron las palabras que pronunció José Luis Rodríguez Zapatero el miércoles 12 de mayo en el Congreso justo antes de anunciar su plan para reducir el déficit de España. Tras el "sacrificio" que les pidió entonces a pensionistas y a los empleados públicos, que verán congelado y recortado su salario en un 5% de media, respectivamente, parece que llegará el turno a las rentas más altas próximamente.

El jefe del Ejecutivo señaló ayer, en la última jornada de la VI Cumbre UE-América Latina, que a los más ricos también les pedirá un "esfuerzo", mayor si cabe que a los demás, para hacer frente a la crisis, "la más grave de los últimos 80 años", según subrayó en su comparecencia ante los medios.

El presidente afirma que el cambio "no afectará a las clases medias"

La medida se traducirá en una subida de impuestos entre los que tienen un "volumen importante" de rentas, explicó Zapatero, que evitó dar detalles sobre cómo, cuándo y qué tipo de norma será la que configure el "esfuerzo que vamos a pedir a los que más tienen".

El presidente sí avanzó que esta medida "no afectará a las clases medias", aunque no explicó quiénes están en ese grupo, y precisó que no es el Gobierno el que define qué es clase media. Sin embargo, señaló que quedará muy claro cuando "comunique el esfuerzo" a los afectados.

El ministro de Fomento, José Blanco, afirmó ayer que "en breve" se debatirá en el Congreso el incremento de los impuestos, que "se aplicará sobre las rentas del capital" e insistió en que "quienes más ganan, más tienen que contribuir". Blanco recordó al portavoz de ICV, Joan Herrera, que espera "contar con su voto" cuando llegue el momento. En opinión del ministro, "por la vía de los ingresos tenemos margen para hacer alguna actuación complementaria", informa Ana Tudela.

Blanco avanzó que en breve se abordará más presión fiscal a las rentas de capital

Con esta confirmación, en línea con lo que demandaban amplios sectores del PSOE desde que se conoció el recorte social, el Gobierno redondea el plan de ajuste para reducir el déficit público en 15.000 millones de euros hasta 2011, no sólo por la vía de la reducción de gastos, como anunció Zapatero en el Congreso la pasada semana para trasladar confianza a los mercados, sino también por la de los ingresos aumentando la recaudación entre las rentas más altas.

Esta medida es relevante, además de por la recaudación, porque puede calmar los ánimos entre los más críticos con el Ejecutivo por haber cargado la crisis sobre los hombros de los grupos más sensibles de la sociedad en el primer momento.

Montoro: "No es el momento de parchear y menos de estéticas políticas"

Las palabras del presidente cogieron por sorpresa a algunos de los miembros del Gabinete. Entre ellos, al ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, que aseguró en el Congreso que "ninguna propuesta del Gobierno contempla subir impuestos", casi a la vez que Zapatero confirmaba esa la posibilidad sin entrar en si lo haría a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), mediante la recuperación de algún gravamen eliminado o poniendo el foco en las sociedades de inversión colectiva de capital variable (Sicav), el instrumento utilizado por las grandes fortunas para sus inversiones.

En la última semana, desde que hizo público el plan de choque para acelerar la reducción del déficit, algunos ministros sí han planteado la posibilidad de tocar los impuestos, subrayando que no era el momento. El pasado martes, la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, negó desde Bruselas que el Gobierno estuviese trabajando en alguna propuesta o estudio concreto para incrementar los impuestos a los más ricos, pero no lo descartaba para más adelante. Hace un año, sin embargo, Salgado se mostraba reacia a tocar el IRPF y las Sicav, o a recuperar el Impuesto de Patrimonio.

También la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, aseguraba este martes en una entrevista en RNE que el Gobierno "no descarta nada". La puerta abierta definitivamente por Rodríguez Zapatero en la VI cumbre UE-América Latina despeja todas las dudas y cierra una semana de contradicciones entre los miembros del Gobierno sobre si los más ricos tendrían que hacer algún "esfuerzo" ante la crisis mediante el incremento de impuestos.

CiU está abierto a atajar el déficit con una mayor carga fiscal

Sólo el PP improvisó ayer una réplica al paso del anuncio del presidente. El resto de grupos prefirieron no adelantar argumentos a la espera de conocer algo más que una simple declaración de intenciones por parte del Ejecutivo. El partido conservador, que enarbola la bajada de impuestos estatales como uno de sus mantras más recurrentes, tachó de "estética ideológica" el propósito avanzado por Zapatero y mostró su temor a que una eventual reforma fiscal caiga "una vez más en las clases medias", según aseguró el portavoz de Economía del PP.

Cristóbal Montoro denunció que el presidente del Gobierno está "tocando los tambores de llamada de la izquierda ideológica" con este anuncio. "No es el momento de parchear y menos de estéticas políticas, sino de tomar decisiones que sean operativas, coherentes y eficaces", subrayó el responsable conservador de economía, antes de sugerir una bajada "selectiva" de impuestos una vez que se consiga controlar el gasto público.

"Ya no les valen esas demagogias y esa irresponsabilidad, y ya nos están amenazando hoy con que van a subir los impuestos porque creen que es más social, pero es que los ciudadanos no quieren que se suban los impuestos, se equivoca el PSOE", criticó la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, alineada en el mismo frente de combate que Montoro.

El resto de formaciones saludaron con menos urgencia el avance de Zapatero, fieles al discurso defendido desde que el jefe del Ejecutivo anunció el paquete de ajustes que aprobará hoy el Gobierno para combatir la fuerte desviación del gasto público. Incluso CiU, reticente siempre a cualquier subida impositiva, acepta la posibilidad de atacar el déficit desde los ingresos. Los grupos situados a la izquierda del PSOE IU-ICV, ERC y BNG comparten la esencia del anuncio de Zapatero, según han manifestado en reiteradas ocasiones, la última, ayer.

La portavoz de ICV-EUiA en el Parlament, Dolors Camatsrecordó que su partido presentará una proposición en el Congreso para modificar el impuesto sobre la renta para establecer un nuevo tramo del IRPF del 50% para las bases imponibles de más de 100.000 euros anuales.

PUBLICIDAD

Comentarios