Público
Público

Zapatero tendrá una presencia mínima en la campaña

Los portavoces del área económica en esta legislatura se ven desplazados en las listas electorales del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Rodríguez Zapatero confirmó ayer que su participación en la campaña para las elecciones del 20-N será mínima. Lo hizo durante un breve corrillo en el Congreso de los Diputados, donde participó en la ceremonia de incorporación a su galería de retratos de los correspondientes a Manuel Azaña y Adolfo Suárez. ¿Hará campaña?, se le preguntó. 'No mucha', fue su respuesta, acorde con los planteamientos del Comité Electoral del PSOE, que quiere pasar cuanto antes la página del zapaterismo para que todo el foco se centre en Alfredo Pérez Rubalcaba.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE argumentó que la campaña 'es cosa de los candidatos', mientras que su ocupación, y preocupación, es garantizar 'la estabilidad financiera'.

Rubalcaba asegura un puesto de salida al jefe del Gabinete de Presidencia

Este planteamiento no es incompatible con el criterio de que, en estos momentos, Zapatero resta electoralmente, en vez de sumar. Aun así, el presidente rechazó tajantemente que pueda establecerse cualquier comparación entre su situación actual y la soledad política que sufrió el expresidente Azaña.

Desde luego, no ayer. Zapatero protagonizó con Mariano Rajoy uno de los corrillos más largos que se les recuerda. Durante más de un cuarto de hora estuvieron charlando relajadamente en el salón Isabel II, donde se colgarán los retratos de los dos expresidentes citados. ¿De qué hablaron? 'De nada', según el presidente. De la operación en el talón de Aquiles del rey y de deportes, según quienes aguzaron el oído. El corrillo lo completaron cuatro destacados exdirigentes de la extinta UCD: Landelino Lavilla, expresidente del Congreso, que fue candidato presidencial en 1982; y los ministros Luis Gámir, Rafael Arias Salgado y José Manuel Otero Novas.

Javier Rojo y Carmen Hermosín engrosan la lista de renuncias

Ninguno de ellos está ya en la pugna por encontrar un hueco en las listas electorales, pero quienes no lo encuentran son, entre otros, los diputados socialistas que han ejercido de portavoces económicos en esta legislatura. Francisco Fernández Marugán, portavoz en Presupuestos, ha sido excluido en Extremadura y su repesca se considera 'muy difícil'; y Marta Gastón, portavoz en Economía y Hacienda, irá de número dos por Huesca, posición en la que no saldrá elegida, según los cálculos internos. Aunque la situación de ambos se atribuye a su falta de implantación en las organizaciones territoriales a las que pertenecen, entre sus compañeros de bancada ha llamado la atención que estén entre los damnificados por el ERE del PSOE, no sólo por el trabajo que han desarrollado en esta legislatura sino también porque la próxima volverá a tener un marcado acento económico.

Entre las renuncias voluntarias, destaca la del presidente del Senado, el alavés Javier Rojo. Ayer también anunció su retirada Carmen Hermosín, una histórica del socialismo andaluz, que se había visto desplazada del segundo puesto en la candidatura por Sevilla, que ocupará el secretario provincial, José Antonio Viera.

En Galicia, continúa abierta la disputa por el número uno de Ourense, al que aspiran la ex ministra Elena Espinosa y Laura Seara, secretaria de Estado de Igualdad. Aunque Espinosa tiene importantes apoyos en la dirección federal, Seara ha recibido un fuerte respaldo en las votaciones en las agrupaciones locales. La dirección federal da ya por cerradas las otras tres cabeceras de lista: José Blanco (Lugo), Francisco Caamaño (A Coruña) y Carmela Silva (Pontevedra), aunque en este último caso persisten las posiciones encontradas sobre su continuidad como primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Vigo.

Pero si hay una candidatura con muchos más aspirantes que puestos sigue siendo la de Madrid, que mañana será aprobada por el Comité Regional. En Ferraz, ayer se daba por segura la inclusión en un puesto de salida de José Enrique Serrano, director del Gabinete de Presidencia del Gobierno y hombre de confianza de Rubalcaba.