Público
Público

Zapatero: "Si volviera atrás haría lo mismo al 100%"

En su primera entrevista después de las elecciones, el presidente mantiene inamovible su discurso económico y hace una defensa a ultranza de Rubalcaba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En su primera entrevista después de las elecciones del 22-M, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero insistió en su idea de agotar la legislatura y no convocar elecciones generales hasta marzo de 2012.

Zapatero se amparó de nuevo en la necesidad de culminar las reformas económicas que según su punto de vista el país necesita para 'volver a a crecer con fuerza'. En RNE, en el programa En días como hoy, el presidente aseguró que estamos ante un momento decisivo: 'Los próximos meses son muy importantes para asentar nuestra estabilidad económica'.

En ese sentido valoró como 'muy positivo' los datos del paro del mes de mayo —el desempleo disminuyó en 79.701 personas— y aventuró que su reto es que 'esa tendencia se consolide' de aquí al final del año. No negó que el desempleo es la 'tarea más ingente' que tiene por delante. 

Valoró igualmente que la economía crezca aunque sea débilmente gracias a las exportaciones, lo que, según el presidente, significa que la economía española es competitiva. Pero reconoció que España tiene que ganar competitividad y en ese sentido, dijo que 'la lucha contra el déficit es imprescindible'. A este respecto, se vanaglorió de que el Estado cumpla con sus objetivos de déficit y embarcó en esa tarea a las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, a los que pidió un mayor esfuerzo pues no todas están cumpliendo.

Hizo una interpelación a Mariano Rajoy, que el miércoles anunció que va a recortar el gasto en las Comunidades Autónomas del PP. 'La concreción es lo que da credibilidad a una propuesta, y Rajoy sólo hizo una: reducir las consejerías a diez. Lo más relevante es que cumpla con el objetivo del déficit ya que una buena parte de la responsabilidad del cumplimiento del déficit también está en manos del PP. Rajoy debe pasar de las palabras a los hechos'.

A Zapatero se le vio muy seguro de si mismo y según dijo 'recuperado' del batacazo electoral del 22-M . Asumió el coste electoral de sus decisiones en el Gobierno y aseguró que si pudiera volver atrás haría 'lo mismo al 100%'. 'Los resultados son malos pero yo ya sabía que las decisiones de la acción del Gobierno iban a suponer un coste. Soy muy consciente del malestar que hay en la sociedad, sobre todo por el paro'. Valoró que seis millones de votantes 'entendieran' su política económica.'Hemos quedado segundos pero con fuerza, con 21.000 concejales y 2.500. Esos seis millones son un buen respaldo para intentar ganar en 2012'.

'Nos propusimos poner todos los medios para no tener que pedir ayudas al exterior. Eso ya no va a pasar'

El presidente defendió su política y la presentó como la única opción posible para evitar un rescate de España aunque reconoció que es 'incómodo depender de los mercados'. Fundamentó su acción política en tres decisiones básicas: 'Nos propusimos poner todos los medios para no tener que pedir ayudas al exterior. Eso ya no va a pasar. También hemos hecho el máximo esfuerzo en protección social y, por último, nos embarcamos en un cambio radical del modelo productivo'.

Habló también de la reforma de la negociación colectiva y fue claro: 'El acuerdo es deseable. Sólo espero que la patronal sólo le interese el bien de la economía española. Si no hay de acuerdo, el viernes, día 10, el Gobierno aprobará la reforma de la negociación colectiva'.

En su repaso a la actualidad, Zapatero opinó sobre el movimiento del 15-M o de los indignados. Lo achacó sobre todo a 'la frustración provocada por la crisis económica y a las bajas expectivas de empleo'. Fue cuando negó que se esté apoyando a los bancos, al menos de la forma que los ciudadanos creen. 'Hemos prestado dinero a los bancos y las arcas públicas han ingresado 3.300 millones de euros en intereses'.

La situación interna del PSOE fue otro de los puntos fuertes de la larga entrevista. El presidente negó que hubiera 'dedazo', dijo que sí, que hay primarias, aunque sólo haya un candidato y defendió a ultranza a Alfredo Pérez Rubalcaba, del que se deshizo en elogios y del que dijo: 'Alfredo es la referencia del PSOE'. En cualquier caso Zapatero no va a dejar de ser secretario general del PSOE. 

Zapatero se mostró molesto con las acusaciones contra el vicepresidente del Gobierno, al que ciertos sectores y medios acusan de conspirar en la sucesión del PSOE para apartar a Carme Chacón. 'Eso me molesta especialmente. La única conspiración que ha hecho Rubalcaba ha sido contra ETA'.

Esa afirmación le dio para pie para hablar de ETA y de la situación de Bildu. Sobre la coalición dijo: 'Hay que esperar para ver si la presencia de Bildu en las instituciones es un 'factor que nos hace ir hacia adelante en el fin de ETA'. En su opinión, 'no debería ser un factor que nos hiciera ir hacia atrás en cuanto a la fortaleza de la democracia y la debilidad de ETA'.

El jefe del Ejecutivo dijo que no sabe cuándo se podrá decir que ETA se acabó, no sabe si será un acto o un proceso en el que se vaya produciendo la extinción de los hechos violentos, aunque se inclina por este segundo modelo. Pero sí quiso dejar claro que 'los años decisivos están siendo estos'. 'La acción del Gobierno fente ha ETA ha sido exitosa, atravesando situaciones muy difíciles', apuntó y se mostró convencido de que 'el proceso de paz [de 2006] ha sido el de mayor debilitamiento de ETA y la violencia'. 

A raíz de la designación de Rubalcaba como candidato, Zapatero negó que vaya a haber una remodelación de Gobierno. Así que Rubalcaba seguirá siendo vicepresidente y ministro de Interior.