Público
Público

La Zarzuela reconoce la reunión con Lara, pero niega una "ofensiva" de contactos con empresarios catalanes

La Casa Real recuerda que el jefe del Estado mantiene multitud de contactos, y con empresarios de todo el país, y en ellos puede salir un asunto que le "preocupa" mucho, como la amenaza independentista de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Crisis y Catalunya han copado la agenda política de las últimas semanas. A todos los niveles. Y la preocupación es máxima. También en la Casa del Rey. 

Anoche, el diario El País avanzaba que el monarca ya ha comenzado a mantener reuniones con empresarios catalanes para recabar su opinión sobre la apuesta soberanista de Artur Mas y el encrespamiento de las relaciones entre Madrid y Barcelona. Y citaba que uno de los primeros en entrevistarse con Juan Carlos era el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara. Este miércoles, fuentes oficiales de la Casa Real no negaron que el encuentro se hubiera producido –'Él mismo lo ha reconocido, él lo ha debido de contar', apuntaban–, pero sí insistieron en que esa cita no se enmarca dentro de una 'ofensiva' de la Corona, de una estrategia dirigida para 'sondear a los empresarios catalanes'.

La singularidad de Lara radica en que ha sido el primer gran patrono catalán en expresar su opinión sobre una eventual independencia de la comunidad: 'Yo lo tengo más fácil que nadie. No hay ningún negocio editorial que tenga la sede en un país extranjero que hable otro idioma. Es absurdo. [Si Catalunya se separase], Planeta se tendría que ir [de Barcelona] a Zaragoza, a Madrid o a Cuenca', aseguró en una entrevista a ABC Punto Radio, el pasado 28 de septiembre, el presidente del Grupo Antena 3, dueño ahora también de La Sexta, y editor de La Razón.

Lara advirtió de que si Catalunya se separase, se llevaría la sede de Planeta fuera de Barcelona

'El rey se reúne con muchísima gente en audiencias privadas de las que no hablamos nunca. Claro que se ve con empresarios catalanes, como se ve con empresarios andaluces, extremeños o madrileños. Como también mantiene muchos contactos telefónicos. El príncipe también mantiene audiencias privadas y se reúne con mucha gente. Es una forma de mantener una agenda activa preservando la discreción', daban cuenta desde el palacio de la Zarzuela. ¿Y en esas charlas sale a colación la crisis con Catalunya y la amenaza de secesión? Un portavoz oficial reconoció que sí, que lo 'lógico' es que el monarca aborde este asunto con sus interlocutores porque está 'preocupado', como ya manifestó de forma sorpresiva dos días antes de la reunión de Artur Mas con Mariano Rajoy en la Moncloa a través de su web. 'En estas circunstancias, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas. No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia', escribió entonces.

La Zarzuela recuerda que nunca da cuenta de audiencias privadas

Puesto que no hay 'ofensiva', tampoco existe una operación 'concertada con el Gobierno'. El Ejecutivo sí supervisa los discursos públicos de Juan Carlos (como fue informado de la carta web del 18 de septiembre), pero no interfiere en su agenda privada, ni tampoco requirió al jefe del Estado que intensificara sus conversaciones con ejecutivos catalanes, siempre según el relato proporcionado por la institución. 'El rey y Rajoy despachan una vez por semana y hablan de los temas que deben hablar', agregaron fuentes de la Corona.

¿Dónde queda la promesa de mayor transparencia diseñada por la Corona a raíz de la metedura de pata de Botsuana? 'No hablaremos de las audiencias privadas. Otra cosa es que cada vez más audiencias privadas tengan la consideración de públicas y se informe de ellas', explicaban hoy en la Zarzuela.