Publicado: 03.08.2015 12:31 |Actualizado: 03.08.2015 12:31

Arantxa Sánchez Vicario demandada por el abogado de sus padres "por honor"

Bonaventura Castellanos no busca indemnización económica, sólo limpiar su nombre.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
EUROPA PRESS.

EUROPA PRESS.

MADRID.- Era el pasado 3 de julio cuando la familia Sánchez Vicario, o por lo menos el núcleo padres e hija, sellaban la paz después de tantos años de problemas judiciales. Tanto la exitosa tenista, Arantxa Sánchez Vicario, como sus padres Emilio Sánchez y María Luisa Vicario firmaban la tregua definitiva en los juzgados.

Sin embargo, si la tenista pensaba que su pesadilla judicial había acabado se equivocaba. Ahora es el abogado de sus padres, Bonaventura Castellanos, quien contraataca y demanda a la deportista para restablecer su honor y que la deportista pague las costas procesales de sus pleitos según informa La Otra Crónica de El Mundo.



Según el diario, el letrado se siente "totalmente trastocado" tras las dura batalla judicial llevada a cabo entre la hija y sus padres, que finalmente se resolvía de un modo pacífico y con las partes contentas.

Aunque no todas, no todos se han dado por satisfecho con aquel comunicado que ponía punto y final. Y es que el abogado cree que su honor ha quedado manchado en esta travesía judicial que ha arrastrado muchos nombres, no solo el del abogado, el cual aparecía en muchas ocasiones en los documentos presentados por la ganadora de Roland Garros en este enfrentamiento.

"Tanto Javier, el hermano de Arantxa, como Francisco Oró, el gestor, se adherirán a la demanda", explica el abogado. El letrado solo quiere que condenen a la tenista a "restaurar mi honorabilidad y a pagar las costas procesales que he tenido ademas de obligarla a publicar la sentencia en los medios".

Sin duda, él solo se ha limitado a actuar como letrado de los padres de Arantxa y cree que se "ha visto mancillado suhonor y su imagen, al verse involucrado arbitrariamente en una disputa familiar sin haber ostentado jamás facultades dispositivas sobre su patrimonio y no tener otra participación que la de haber sido abogado", aseguraba.

Bonaventura Castellanos no busca indemnización económica, pedirá solo un euro "simbólico" para la misma, solo limpiar su nombre.