Público
Público

Pasar horas de pie, la edad, la herencia y el sobrepeso, principales causas de las varices

El invierno es la época recomendada por los expertos para tratar estas dolencias ya que tras su tratamiento pueden aparecer pequeños hematomas que se deben proteger del sol para que no acaben convertidos en manchas.

Publicidad

Pasar horas de pie, la edad, la herencia y el sobrepeso, principales causas de las varices

El invierno es la época recomendada por los expertos para tratar las varices, esas dilataciones de las venas provocadas normalmente por un fallo valvular por el que la sangre se estanca en las venas y en los tejidos de las extremidades. El motivo de elegir esta época del año como las más propicia es que tras su tratamiento pueden aparecer pequeños hematomas que se deben proteger del sol para que no acaben convertidos en manchas.

Las varices son la manifestación más habitual de lo que se denomina Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), una patología con una importante incidencia. Se estima que afecta a un 30% de la población, según datos del Capítulo Español de Flebología, aunque las cifras varían por el alto índice de infradiagnóstico existente.

La herencia genética y la edad son los elementos que más influyen en la aparición de las varices, si bien hay que tener en cuenta otros factores, como el sobrepeso y la obesidad, el sedentarismo y la exposición al sol. Conviene destacar además que el calor provoca un agravamiento de los síntomas dada su acción vasodilatadora, que hace que la sangre se acumule en las piernas, por eso los pacientes deben evitar las altas temperaturas.

Por sexos, son las mujeres las que más las padecen, sobre todo porque las varices se incrementan durante los embarazos debido a que a medida que el útero crece se aumenta la presión sobre las venas de las piernas. Entre los profesionales, son los que pasan largas jornadas de pie los más afectados por las varices.

Aunque en muchas ocasiones son asintomáticas, las varices pueden provocar pesadez y cansancio de piernas, hormigueo y dolor, que se alivian con el frío o al mantener las piernas elevadas.

Tratamiento de las varices

“Las varices pueden ser tratadas mediante láser o múltiples inyecciones de líquidos esclerosantes, o, en casos severos, cirugía. Será el dermatólogo quien deba valorar la cantidad, el tamaño y la profundidad de las venas como factores decisivos para determinar el tratamiento”, afirma Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral en Madrid.

“La esclerosis vascular consiste en inyectar en el interior de los vasos afectados activos esclerosantes para provocar una reacción inflamatoria controlada en las paredes internas del vaso a tratar, de tal forma que remita su dilatación excesiva”, explica. En este caso, será el especialista el que valore el número de tratamientos a aplicar dependiendo de la extensión de la zona a tratar, aunque lo habitual suele ser una vez a la semana. Acabado el proceso, el paciente recibe un vendaje compresivo en la zona tratada durante dos días.

Arañas vasculares o telangiectasias

El invierno es también una buena época para tratar las poco estéticas arañas vasculares que se producen por la dilatación de un pequeño vaso superficial sobre el que aparecen prolongaciones radiales de vasos sanguíneos más finos. Las arañas vasculares pueden presentarse en distintas partes del cuerpo, por ejemplo en las piernas, como un paso previo a la aparición de varices, o incluso en la cara, lo que hace que el problema sea bastante estético.

Sánchez Viera explica” que el tratamiento debe hacerse en invierno, sobre todo, si las telangiectasias (arañas vasculares) han aparecido en la cara, ya que la luz es mucho menos intensa y usando un protector solar con un factor de protección 50 evitaremos que quede ninguna manchita provocada por el tratamiento”.