Publicado: 22.04.2015 10:04 |Actualizado: 22.04.2015 10:11

El primer ministro de Nueva Zelanda se disculpa por tirar de la coleta de un camarera

La joven le espetó que parase o le tendría que golpear, a lo que el primer ministro respondió regalándole dos botellas de vino.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
A la izquierda, el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, junto a su homólogo japonés, Shinzo Abe, el pasado mes de marzo. / FRANK ROBINCHON (REUTERS)

A la izquierda, el primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, junto a su homólogo japonés, Shinzo Abe, el pasado mes de marzo. / FRANK ROBINCHON (REUTERS)

El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, pidió disculpas a una camarera después de tirarle de la coleta en varias ocasiones en el café de Auckland donde ella trabajaba, informaron hoy los medios neozelandeses.



"Necesitan que le recuerden que no es un dios, es sólo un hombre", escribió la camarera en un blog

Key, que se encuentra de camino a Turquía para conmemorar la batalla de Galípoli en la Primera Guerra Mundial, explicó que actuó en un ambiente de bromas y familiaridad y que se disculpó en cuanto se percató de que la camarera estaba ofendida.

"Cuando me di cuenta de que se había ofendido, volví al local, le regalé vino y le pedí mis mas sinceras disculpas", afirmó el mandatario en una escala en Los Angeles (Estados Unidos), según el portal Stuff.

La camarera, en un blog en la web The Daily Blog, indicó que el primer ministro actuó como un "acosador de recreo" cuando en los últimos seis meses llegó a tirarle de la coleta en varias ocasiones, acompañado de sus guardaespaldas.

La trabajadora explicó que, aunque al principio no protestó, su actitud demostraba que no le gustaba e incluso la esposa de Key le pidió al marido que dejara "dejara en paz a la pobre muchacha".

Según explicó, informó a sus guardaespaldas que no le gustaba la actitud del jefe del Gobierno y que el mismo gerente del café se lo confirmó al mismo Key.

En la última ocasión, la joven le espetó directamente que parase o le tendría que golpear, a lo que el primer ministro respondió regalándole dos botellas de vino para disculparse.

"Necesitan que le recuerden que no es un dios, es sólo un hombre", escribió la camarera, quien consideró ofensivo que el mandatario le dijera que no se había dado cuenta.

Desde la oposición, el Partido Laborista indicó que el comportamiento no corresponde a un primer ministro, mientras que Los Verdes afirmaron que Key se comportó de manera "rara" y ha demostrado que "está fuera de sintonía con la sociedad".