Publicado: 24.12.2014 18:18 |Actualizado: 24.12.2014 18:18

Rousseff hace dieta para perder 13 kilos antes de la toma de posesión

La reelegida presidenta de Brasil confesó divertida a los periodistas que sigue un régimen severo y que prácticamente se alimenta a base de zumo de sandía.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante un desayuno con los medios de comunicación en el Palacio de Planalto, en Brasilia, REUTERS/Joedson Alves

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante un desayuno con los medios de comunicación en el Palacio Planalto, en Brasilia, REUTERS/Joedson Alves

RÍO DE JANEIRO.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, pasará una Navidad sin excesos gastronómicos porque, según ha confesado ella misma, está llevando a cabo una estricta dieta para perder hasta 13 kilos y estar lista para la toma de posesión en Brasilia el próximo 1 de enero, cuando empezará formalmente su nuevo mandato.

A poco más de una semana para el acto, Rousseff está pendiente de su aspecto en ese día solemne, que incluirá un desfile en la Explanada de los Ministerios y actos en el Congreso, en el Palacio del Planalto y en el de Itamaraty.



Pero parece ser que lo que más preocupa a la líder brasileña es su aspecto físico para ese día. El pasado fin de semana la presidenta viajó en avión privado hasta Porto Alegre para probarse la ropa que usará en la ceremonia, según ha apuntado la prensa local

Además, en el tradicional desayuno con periodistas realizado este lunes en el Palacio del Planalto contempló la mesa llena de pan de queso, croissants rellenos, pasteles y frutas y exclamó: "No puedo comer nada de lo que hay aquí".

"No puedo comer nada de lo que hay aquí", comentó la presidenta brasileña en un desayuno con periodistas

Rousseff confesó divertida que está siguiendo una severa dieta y que prácticamente se alimenta a base de zumo de sandía. Según la prensa brasileña, está siguiendo desde hace semanas las recomendaciones del doctor argentino Máximo Ravenna y su objetivo cuando empezó era perder hasta 13 kilos.

Así pues, la Navidad de la presidenta no será tan abundante como es habitual en la mayoría de hogares, aunque a lo que no renunciará es a unos días de descanso en Bahía, igual que hizo a finales de octubre justo después de ser reelegida.

El día de Navidad volará hasta la Base Naval de Aratu, a 42 kilómetros de Salvador de Bahía, y pasará unos días en este terreno militar con sus familiares más directos para volver a Brasilia el día 28, cuando está previsto que anuncie los nombres de nuevos ministros.