Publicado: 17.10.2014 11:39 |Actualizado: 17.10.2014 11:39

Los 10 países más empobrecidos del mundo son todos africanos

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El día internacional para la erradicación de la pobreza se celebra cada 17 de octubre desde 1993, después de que Naciones Unidas lo declarara en 1992. El objetivo es promover una mayor conciencia sobre la pobreza, miseria e indigencia que asolan buena parte del mundo.

Hay muchos indicadores para medir la pobreza de un país, y el uso de cada uno de ellos daría lugar a una lista distinta. El Índice de Pobreza Multidimensional (IPM), empleado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) tiene en cuenta parámetros más allá de los estrictamente económicos y, según la ONU, es como una lente de alta resolución que muestra mejor que otros indicadores la verdadera naturaleza de la pobreza.

Los tres últimos de la siguiente lista de diez países, Liberia, Guinea Conakry y Sierra Leona, son además los más afectados por el brote de ébola, que ha dejado casi 4.500 muertos de los casi 9.000 casos de contagio contrastados. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la situación se sigue deteriorando, "con una transmisión amplia y persistente del virus", debido a la falta de recursos destinados a la lucha contra la enfermedad y a un sistema sanitario totalmente deficitario.

La República del Níger ocupa el primer puesto de la lista. Con una extensión de 1.270.000 kilómetros cuadrados, alberga una población de unos 15 millones de habitantes. Las habituales sequías y hambrunas hacen que su esperanza de vida sea de las más bajas del mundo, 44 años, y la mortalidad infantil de 116,66 por mil. A la vez, tiene una de las tasas de natalidad más altas del mundo, con 51,6 nacimientos por mil habitantes y 7,37 hijos por mujer.

Económicamente vive del pastoreo y de la agricultura, aunque apenas el 3,9% del territorio es apto para esta. El país es rico en minerales, entre los que destaca el uranio, del cual es el tercer productor mundial. Políticamente, esta antigua colonia francesa, independizada en 1960, ha sido sacudida por varios golpes de Estado. Su actual presidente es Mahamadou Issoufu, del partido socialdemócrata. La mayoría de la población es musulmana suní.

La República Democrática Federal de Etiopía, situada en el cuerno de África, al oeste de Somalia, es el 14º país más poblado del mundo, con unos 85 millones de personas. Su presidente desde 2013 es Mulatu Teshome. Como en su vecina Somalia, la sequía y las hambrunas causan estragos, además de las múltiples guerras con otra de sus vecinas, Eritrea. La capital es Adís Abeba y en el país hay mayoría cristiana, aunque un tercio de la población es musulmana.

La actividad económica fundamental es la agricultura, que representa un 45% del PIB, un 90% de las exportaciones y un 80% de la mano de obra. El producto principal es el café, destinado en gran parte a exportaciones y del que viven alrededor de una cuarta parte de los etíopes.

La República de Malí, al oeste de Níger, tiene capital en Bumako y una población de unos 15 millones de malienses, de los cuales la mitad vive bajo el umbral de la pobreza. Se estima que nueve de cada diez son suníes. La desnutrición, la falta de condiciones higiénicas básicas y el daño causado por enfermedades como la malaria forma parte de los problemas cotidianos de la población.

Independizada de Francia en 1959 y democratizada desde 1991, su economía se basa en la agricultura, donde destacan productos como el algodón, el arroz, el mijo, el maíz, las verduras el tabaco y la cosecha de árbol. Su presidente constitucional desde 2013 es Ibrahim Boubacar Keïta, del partido Asamblea por Malí.

Limítrofe con Malí y Níger, este país se llamaba antes de 1984 República del Alto Volta. Su nombre actual significa literalmente Patria de hombres íntegros. Sin embargo, Blaise Compaoré, que llegó al poder hace 27 años con un golpe de Estado, controla el país.

Su economía está marcada por la escasez de empleo y la aridez del suelo. Se calcula que cientos de miles de trabajadores de la tierra se ven obligados a emigrar a Costa de Marfil y Ghana. La agricultura supone un 32% del PIB y un 92% de la mano de obra de Burkina Faso, que cuenta con una población de unos 15 millones de personas. Una parte importante de la actividad económica está financiada con ayuda internacional, y la UE es su principal socio comercial.

La República de Burundi está situada en la región de los grandes lagos en África oriental. Limita con el lago Tanganica y su capital es Buyumbura. Pierre Nkurunziza, líder de una coalición democrática, es su presidente. Es uno de los países más pequeños en extensión de África, con 28.000 km2, en los que viven unos 8,7 millones de habitantes. En torno al 62% son católicos.

El pobre acceso a la educación, la proliferación del sida, las hambrunas, la escasez de alimentos, la desnutrición infantil... Son algunos de los males que flagelan la vida en este lugar del mundo. Como en los países de esta lista, la actividad económica fundamental es la agricultura, que en un 90% es de subsistencia. El café representa el 93% de las exportaciones.

La República Federal de Somalia está situada en el cuerno de África, limitando al este con el océano Índico. Con una población de 9,3 millones de personas, su capital es Mogadiscio y su presidente desde 2012 Hassan Sheikh Mohamud, del partido Paz y Desarrollo.

Independizada de Italia y Reino Unido en 1960, una larga guerra civil dejó el país dividido en pequeños estados y facciones independientes. Uno de los muchos problemas para su desarrollo es el clima, marcado por el calor todo el año, sin muchas variaciones y con vientos y lluvias monzónicas irregulares.

Esta República, como indica su nombre, está situada prácticamente en el centro geográfico de África. Cuenta con unos 4,4 millones de personas. Gobierna Catherine Samba-Panza, la primera mujer presidenta del país.

Con capital en Bangui, fue colonizada por Francia, convirtiéndose en territorio semiautónomo en 1958 y en nación independiente en 1960. Su esperanza de vida es de 43,7 años, su tasa de alfabetización del 49% y se estima que el 13,5% están contagiados por VIH. La tasa de mortalidad infantil es de 112/1000 nacimientos. Cuenta con altos recursos minerales, tales como uranio, petróleo, oro y diamantes. También energía hidroeléctrica y tierras de cultivo. Es un gran exportador de maderas.

La República de Liberia debe su nombre a que la Sociedad Americana de Colonización eligió esta tierra, en 1822, como lugar donde enviar a esclavos afroamericanos liberados. En 1847 proclamó su independencia. Actualmente tiene 3,8 millones de habitantes y Ellen Johnson-Sirleaf, del Partido de la Unidad, es, a sus 75 años, la presidenta.

El país sufrió dos duras guerras civiles, de 1989 a 1996 y de 1999 a 2003, que provocaron cientos de miles de refugiados y dejaron la economía devastada. En su economía destaca la exportación de hierro mineral, pero presenta una de las tasas de desempleo más altas del mundo: el 88% de su población activa no puede trabajar. Depende en gran medida de la ayuda extranjera.

La República de Guinea, también llamada Guinea Conakry para distinguirla de las otras guineas, tiene 10 millones de habitantes distribuidos entre 24 grupos étnicos. El 85% son musulmanes. Alpha Condé, de la Agrupación del Pueblo Guineano, preside el país desde 2010.

Se trata de un país rico en minerales: bauxita, diamantes, oro y aluminio. La economía depende en gran parte de la agricultura (80% de la mano de obra) y la extracción minera. Se calcula que el 60% vive bajo el umbral de la pobreza, y el país depende de la ayuda internacional. La tasa de alfabetización no alcanza el 30%.

La República de Sierra Leona está situada en África occidental y limita con Guinea. Ernest Bai Koroma, del partido Congreso de todo el pueblo, es el presidente desde 2007. En el siglo XVIII fue un importante centro de tráfico de esclavos y en el XIX se convirtió en colonia británica. En 1961 consiguió su independencia.

Entre 1991 y 2001 sufrió una devastadora guerra civil que asoló su economía. Esta encuentra actualmente su mayor fuente de divisas en la extracción de diamantes. Con una población de poco más de 6 millones, presenta una de las tasas de mortalidad materna más altas del mundo.