Publicado: 07.01.2014 17:09 |Actualizado: 07.01.2014 17:09

100.000 alemanes en estado de excepción

El centro de Hamburgo continúa bajo total control policial debido a los violentos enfrentamientos entre agentes y manifestantes por el desalojo de un centro social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía de la ciudad hanseática de Hamburgo tiene el derecho de parar, registrar y pedir la documentación de cualquier persona que pasee por los céntricos barrios de St. Pauli, Altona y Sternschanze sin necesidad de justificar sospecha alguna. Desde el pasado sábado, estas han sido denominadas por las autoridades "zona de peligro" (Gefahrengebiet), lo que les otorga poderes especiales. En esta área viven alrededor de 100.000 personas, según han destacado partidos políticos críticos con la medida.

"No le encuentro sentido a esta ‘zona de peligro'. Me parece que la policía solo quiere que la gente tenga miedo. Lo único que da miedo en esa zona es la policía, no los manifestantes", explica Insa Holl, una vecina del barrio de St Pauli. Y para apoyar su argumentación, añade un ejemplo concreto: "Ayer se dio una situación con una mujer que no quería ser registrada por la policía, y la respuesta de los agentes me resultó muy violenta. La mujer acabó en el suelo y, al final, bajo custodia. Fueron unos 30 policías para una simple mujer. Me pareció exagerado".


El estado de excepción decretado tiene su origen en los enfrentamientos entre agentes y manifestantes que han seguido a la manifestación del pasado 21 diciembre en contra del desahucio del centro cultural de izquierdas Rote Flora. Los organizadores denunciaron que sufrieron "una gran cantidad de heridos por un masivo uso de porras, gas pimienta y lanzaguas". La policía, por su parte, anunció que 16 policías tuvieron que ser hospitalizados debido a lo que calificaron como "los peores disturbios en años".

Durante las protestas también estuvo muy presente el rechazo al trato que las autoridades alemanes dan a los refugiados. Entre estos, destaca un grupo de 300 subsaharianos procedentes de Libia que llevan malviviendo en la ciudad desde 2011. "Sentimos que mucha gente nos apoya, pero los políticos no quieren ofrecernos ningún tipo de solución". El ghanés Anane Kofi Mark es uno de ellos. "En Italia nos dieron 500 euros para que nos fuéramos de allí, y ahora en Alemania nadie quiere hacerse cargo de nosotros. Desde entonces estamos durmiendo en la calle", añade. No obstante, Kofi Mark quiere desmarcar a los refugiados de la violencia de las últimas jornadas: "Nosotros no hemos participado, no queremos tener problemas con la policía".

Desde el sábado, la policía ha expulsado de la zona a casi 100 personas, detenido a 45 y arrestado a una

Desde las 6.00 horas del pasado sábado, la policía ha incautado palos, material pirotécnico y máscaras negras. Además, ha expulsado de la zona a cerca de 100 personas, ha detenido a 45 y ha arrestado a una. La razón de las autoridades para establecer este dispositivo han sido diversos ataques a comisarías.

Se refieren especialmente a los dos realizados en la famosa comisaría Davidwache, los pasados 20 y 28 de diciembre, en los que agentes fueron "heridos de gravedad". La policía está convencida de que los responsables son militantes de la "izquierda radical" y ha ofrecido una recompensa de 10.000 euros para aquel que pueda aportar alguna pista sobre los responsables del ataque.

Sin embargo, no son pocos los que ponen en duda la versión policial. El abogado del centro cultural Rote Flore, Andreas Beuth, incluso niega que se produjera el segundo ataque: "En ningún momento se lanzaron piedras o botellas contra la comisaría". "Las afirmaciones contradictorias del comunicado de prensa de la policía del 29 de diciembre son, sencillamente, falsas acusaciones", añade Beuth. 

El Gefahrengebiet es una práctica relativamente habitual en Hamburgo desde que en 2005 se aprobó esta ley para "aumentar la seguridad y el orden". Se ha realizado en más de 40 ocasiones, pero normalmente solo para unas pocas horas durante algún acto en concreto, como un partido de fútbol o una manifestación.

Las autoridades de Hamburgo no han anunciado hasta cuándo se extenderá el estado de excepción Las autoridades de Hamburgo no han anunciado hasta cuándo se extenderá el estado de excepción, lo que es percibido por numerosas organizaciones sociales como un ataque directo a los derechos de la ciudadanía. Los socialdemócratas del SPD, con mayoría en el Parlamento regional y con la alcaldía de la ciudad, junto con los democristianos de la CDU, han sido los impulsores de la medida.

Lo oposición la ha tildado de "desproporcionada". "Creemos que esta medida es legalmente problemática porque sólo la policía puede decidir sobre su establecimiento y duración, y lo está haciendo sin control de nadie", declaraba la portavoz de Die Linke (La Izquierda) Christiane Schneider. Para los Verdes, en un comunicado hecho público este martes, no ayuda a calmar la situación que "todos los residentes de la ciudad estén siendo colocados bajo sospecha general y que sientan restringida su libertad de movimiento".

La noticia del estado de emergencia ha corrido como la pólvora por las redes sociales, en especial Twitter. Durante todo el día de hoy las palabras "Gefahrengebiet" y "Hamburgo" han sido Trending Topics en España. Los internautas compartían la poca información disponible al respecto y se quejaban de la poca cobertura de los medios de comunicación en comparación con el accidente de esquí que tuvo la canciller Angela Merkel recientemente.