Publicado: 03.06.2014 11:03 |Actualizado: 03.06.2014 11:03

Sólo el 12% de los parados del mundo cobran realmente prestaciones por desempleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sólo el 12% de los trabajadores desempleados en el mundo reciben realmente prestaciones por desempleo, según el 'Informe mundial sobre la protección social 2014-2015' publicado este martes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La OIT destaca que existen importantes diferencias entre regiones. Así, la cobertura efectiva frente al paro se sitúa en el 64% para los trabajadores de Europa Occidental, en algo más del 7% en Asia y Pacífico, en el 5% en América Latina y Caribe, y en menos del 3% en Medio Oriente y África.

Además, el informe revela que únicamente el 28% de los trabajadores del mundo son potenciales beneficiarios de prestaciones por desempleo contributivas o no contributivas en virtud de las legislaciones vigentes en cada país.

Apenas uno de cada cuatro trabajadores del mundo tienen derecho a cobrar el paro La OIT destaca que los sistemas de protección por desempleo son "claves" para asegurar ingresos a los trabajadores y sus familias en caso de paro, contribuyendo de este modo a prevenir la pobreza y, en situaciones de crisis, a estabilizar la demanda agregada y a impulsar la recuperación económica "con mayor rapidez".

Aunque apenas uno de cada cuatro trabajadores del mundo tengan derecho a cobrar el paro, existen importantes diferencias entre regiones. Así, la OIT señala que el 80% de los trabajadores de Europa estarían cubiertos frente al desempleo, porcentaje que baja al 38% en América Latina, al 21% en el Medio Oriente, al 17% en Asia y el Pacífico, y al 8% en África.

La OIT denuncia en su informe que en una gran mayoría de la población mundial sigue sin cumplirse el derecho fundamental a la Seguridad Social. De hecho, sólo el 27% de la población global tiene acceso a sistemas de Seguridad Social integrales, frente a un 73% que está cubierto parcialmente o carece de cobertura.

"La falta de acceso a la protección social constituye un gran obstáculo para el desarrollo económico y social. Una cobertura inadecuada o su ausencia se asocia a niveles elevados y persistentes de pobreza e inseguridad económica", subraya la OIT.