Público
Público

132 presos se fugan de una cárcel en el norte de México

Se escaparon a través de un túnel de 30 metros de longitud y tres de profundidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

132 presos se han escapado a través de un túnel de una cárcel en la ciudad mexicana de Piedras Negras, frontera con Estados Unidos. Tras la fuga, han sido detenidos de forma provisional el director de la prisión, el Centro de Readaptación Social de Piedras Negras, 27 agentes , un jefe de turno y un jefe de vigilancia para ser investigados. Sergio Sisbeles, el portavoz del Gobierno del estado de Coahuila, donde se encuentra el centro penintenciario, ha informado de que el Ejecutivo estatal ha ofrecido una recompensa de 200.000 pesos (unos 11.500 euros) por cada uno de los fugados.    

De acuerdo al diario Zócalo, de Saltillo, capital de Coahuila, después de la evasión las autoridades activaron la alerta máxima (código rojo) a las 15.25 hora local (20.25 GMT), lo que dio lugar a una gran movilización policial y militar. Según las primeras investigaciones, los reos hicieron un túnel hacia la pared norte del penal y salieron al patio exterior del mismo, donde rompieron una malla metálica para huir. Se estima que el túnel tiene una longitud de más de 30 metros y una profundidad de más de tres metros.

El Gobierno ha puesto una recompensa de 11.500 euros por cada fugado

Tras la fuga, el Ejército mexicano y las policías federal, estatal y municipal se desplegaron en zonas aledañas y carreteras circundantes con el municipio fronterizo para dar con los presos. También se ha puesto vigilancia en los pasos en el puente internacional que conecta a Piedras Negras con Eagle Pass, en Estados Unidos. El secretario de Seguridad Pública de Coahuila, Jorge Luis Morán, ha precisado que los hechos ocurrieron después de que se pasara lista de los reclusos, a primera hora de la mañana, y hasta primera hora de esta tarde, cuando el responsable del penal informó que se había encontrado el túnel. En la cárcel estaban recluidas 734 personas.

Por la noche, una fuente de Seguridad Pública del estado vecino de Nuevo León señaló que policías de García, municipio perteneciente a la zona metropolitana de Monterrey, la capital estatal, detuvieron alrededor de las 21.30 horas (02.30 GMT del martes) a uno de los fugados, Ismael Alfonso Estrada. La fuente precisó que la detención se realizó cuando los agentes vieron en actitud sospechosa a Estrada, que posteriormente confesó ser uno de los internos fugados.

Esta fuga es una de las más importantes de las cárceles mexicanas y la segunda mayor en cinco años después de la registrada el 17 de diciembre de 2010 en Nuevo Laredo, nororiental estado de Tamaulipas, de donde se escaparon 141 internos.