Público
Público

Casi 200 muertos tras hundirse un barco en Zanzíbar

El transbordador llevaba a más pasajeros de los permitidos y naufragó en el archipiélago tanzano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos centenares de personas perdieron ayer la vida a consecuencia del naufragio en las agitadas aguas de Zanzíbar de un barco en el que viajaban unos 800 pasajeros, el peor desastre marítimo en Tanzania de los últimos 15 años.

El portavoz de la Policía de Zanzíbar, Mohamed Mhina, aseguró a Reuters que habían sido recuperados 192 cuerpos, mientras que los supervivientes rescatados ascendían a 606. La embarcación, según las autoridades portuarias locales, tenía una capacidad autorizada de sólo 600 plazas.

'Al principio, pensábamos que viajaban 610 personas, porque eso era lo que ponía en la lista de pasajeros, pero ahora sabemos que eran muchos más', aseguró a Efe el director de Comunicación del Gobierno del archipiélago, Yussuf Chunda. 'He visto varios niños entre los fallecidos, aunqueno puedo precisar el número', añadió. Los pasajeros, según él, son en su mayoría de nacionalidad tanzana.

El siniestro tuvo lugar de madrugada y, desde entonces, los equipos de rescate estuvieron trabajando tanto en las islas, como en la Tanzania continental.

Según fuentes policiales, el Ejército y las autoridades locales responsables del transporte marítimo investigan el suceso. 'Aún no se sabe la causa del naufragio, pero los supervivientes dicen que el ferry se hundió en cuestión de minutos', apuntó Chunda.

Por su parte, el presidente de Zanzíbar, Ali Mohamed Shein, declaró tres días luto por la tragedia del transbordador MV Spice Islanders, que cubría la línea entre las islas de Unguja y Pemba, las dos principales islas del archi-piélago tanzano, separadas por unos 80 kilómetros.

Instructores de buceo y guías turísticos se sumaron al rescate y pasaron la noche en el mar, buscando supervivientes entre las olas. En el destino turístico de Nungwi,barcos de pesca llevaron a los supervivientes a la costa, transportando una decena en cada viaje. La multitud esperaba con el agua hasta la cintura a que llegasen a la orilla, buscando desesperadamente a sus familiares.