Público
Público

En 2010 murió un 15% menos de civiles en Irak

La reducción se ralentiza desde hace dos años. El fin de las operaciones de combate de EEUU redujo las muertes a la mitad un mes después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A pesar de los atentados en cadena de los últimos meses, este año que se cierra ha sido el más bajo en cuanto a víctimas civiles en Irak desde la invasión de 2003, según un informe de Iraq Body Count.

La organización, que lleva desde 2003 acumulando los datos de fallecidos en Irak, asegura que en 2010 murieron 3.976 iraquíes, 1.601 menos que el año anterior, lo que representa un descenso del 15%.

Sin embargo, esta reducción de muertes no es interpretada como una buena noticia, ya que 'muestra que el descenso año a año es menor desde 2007'.

De hecho, Iraq Body Count, compara esta cifra con las de 2007 y 2009, años en que las muertes se redujeron un 63%, o la de 2008, cuando hubo un 50% menos de civiles muertos.

'Mientras que la reducción de la violencia es siempre bienvenida, resulta bastante indicativo que la reducción se está ralentizando hasta un mínimo que podría haberse alcanzado ya este año', dice la organización en su web.

En su explicación del informe de 2010, la organización da como dato bueno que los muertos por acciones militares de la coalición se hayan reducido este año, hecho relacionado claramente con la retirada de las tropas de combate de EEUU en agosto.

Según el documento, un mes después, el número de civiles muertos un mes después había caído a la mitad.

También se recalca que pese a los grandes atentados registrados sobre todo en Bagdad este año, las víctimas por explosiones también han bajado.

Bagdad es junto con Mosul la ciudad iraquí más peligrosa. Esto demuestra el fracaso del primer ministro iraquí Nuri Al Maliki por contener los episidios de violencia en la capital, algo que fue una de las razones de su derrota en las elecciones de marzo.

Sobre los atentados con explosivos, en 2009, por ejemplo, hubo 750 muertos, pero este año fueron 567.

Sin embargo, tampoco debe ser tomado como un buen síntoma, ya que esos ataques han demostrado tener una mayor potencia, provocando el triple de heridos que el año anterior.