Público
Público

2010 ya es el año más sangriento para las tropas en Afganistán

Mueren nueve soldados estadounidenses después de estrellarse el helicóptero en el que viajaban

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nueve soldados estadounidenses de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) han muerto este martes al estrellarse su helicóptero en el sur de Afganistán.

Los soldados extranjeros fallecidos en el país asiático en lo que va de año aumentan de esta manera a 529, lo que convierte 2010 en el año más mortífero para la OTAN. Según la web iCasualties.org, 2009 terminó con 521 militares muertos.

La situación no es mejor para los civiles. en el primer semestre del año se produjo un aumento de víctimas del 31% y, aunque los muertos por el fuego de la OTAN se redujeron, un informe de la ONU advertía del aumento de la violencia taliban contra los afganos de a pie.

La organización no ha precisado el punto exacto donde cayó el aparato, aunque descartaba en un principio que se hubiera tratado de un ataque.

La organización, que en un principio no especificaba la nacionalidad de los soldados, comnicó más tarde que son todos de EEUU. Además, la ISAF hizo público que dos de los militares envueltos en el accidente, uno estadounidense y uno afgano, habían resultado heridos y estaban siendo tratados en uncentro médico.

La violencia ha aumentado en los últimos meses a un nivel preocupante. Los talibanes, lejos de haberse debilitado con las diferentes ofensivas de las tropas de la ISAF, están encontrando facilidades para llevar a cabo más atentados que nunca.

Tampoco ha frenado a la insurgencia el considerable aumento de las tropas de EEUU. Los soldados extranjeros en Afganistán son ahora 150.000, que están siendo apoyados por otros 300.000 hombres de las fuerzas de seguridad afganas.

Mientras tanto, la OTAN anunció en un comunicado la muerte de 14 supuestos talibanes en un bombardeo en el distrito de Nad Ali, en la conflictiva provincia de Helmand. EEUU ha tomado casi por completo el control de esta zona del sur afgano, bastión por excelencia de los talibanes y que ha causado tantas muertes entre las tropas británicas.

Ayer, el Ejército británico se retiró  de la localidad de Sangin, convertido en un agujero negro para las tropas. EEUU se encargará de la seguridad de la zona a partir de ahora y de cortar el tráfico de opiáceos que sirven básicamente para sufragar los gastos de la insurgencia.