Público
Público

8.300 millones de euros de indemnización a las víctimas de Fukushima

El Gobierno japonés aprueba una serie de ayudas para la TEPCO, operadora de la central siniestrada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de Japón aprobó este viernes una ayuda de más de 8.300 millones de euros para que Tokyo Electric Power (TEPCO) pueda indemnizar a los damnificados por el accidente en su central de Fukushima, que ha causado a la eléctrica unas pérdidas de más de 5.800 millones de euros entre abril y septiembre.

La ayuda, que supone un balón de oxígeno para la asfixiada compañía, se otorgará en forma de bonos gubernamentales que TEPCO podrá hacer efectivos para compensar a los miles de afectados por la crisis nuclear.

Sin embargo, y a pesar de las tareas de reconstrucción, la radiactividad mantiene evacuadas más de 80.000 personas en un radio de 20 kilómetros de la central, un área que ha sido declarada zona de exclusión, y ha causado pérdidas millonarias en la industria agrícola, ganadera y pesquera de Fukushima.

Durante este año fiscal, que concluye en marzo de 2012, TEPCO tendrá que desembolsar cerca de 1 billón de yenes (unos 9.280 millones de euros) en indemnizaciones, y la cantidad podría aumentar a 4,5 billones de yenes (41.740 millones de euros) en los próximos dos años, según un panel gubernmental.

El Gobierno decidió ayudar a la empresa nipona con dinero de las arcas públicas después de que aceptara reducir en 2,5 billones de yenes (23.189 millones de euros) sus gastos de aquí a los próximos 10 años, tal como le sugirió el mes pasado una comisión oficial. En ese plan de recorte se incluye una rebaja de las pensiones de sus empleados, además de una reducción de los costes de adquisición de material y la supresión de 7.400 puestos de trabajo.

La medidad garantiza a TEPCO, que abastece a unos 30 millones de personas en la zona de Tokio, la supervivencia hasta final de este año fiscal, que espera cerrar con una pérdida de 600.000 millones de yenes (5.565 millones de euros). El año fiscal de 2010, que terminó el pasado 31 de marzo, el grupo perdió 1,25 billones de yenes (11.588 millones de euros) principalmente por el accidente en Fukushima, que se produjo unas tres semanas antes del final del ejercicio contable.

La difusión de resultados de la eléctrica estuvo acompañada de una evaluación de la situación en la maltrecha central de Fukushima Daiichi, donde los operarios luchan todavía para reducir los índices de radiactividad y estabilizar los reactores dañados.

Tanto TEPCO como el Gobierno nipón indicaron el mes pasado que esperan llevar los reactores a 'parada fría', por debajo de los 100 grados centígrdos, antes de que concluya el año.

El primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, recordó a TEPCO que la ayuda aprobada por el Gobierno proviene del bolsillo ciudadano y le instó a volcarse en las compensaciones a los afectados. Se prevé que, además de los costes de las indemnizaciones, TEPCO tenga que desembolsar en un futuro cerca de 1,15 billones de yenes (10.660 millones de euros) para desmantelar los reactores, a lo que se sumarán al menos 225.000 millones de yenes (más de 2.000 millones de euros) en la descontaminación de las zonas afectadas.