Público
Público

34 muertos tras naufragar un barco con 250 personas en Lampedusa

La Marina italiana y los servicios de emergencia de Malta rescatan a 221 supervivientes y recuperan 34 cadáveres de las aguas del canal de Sicilia. Diez de los fallecidos son menores. La tragedia se produce ocho días después del hu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo naufragio ocurrido ayer a unas 80 millas al sureste de Lampedusa, aunque en aguas territoriales de Malta, se ha cobrado la vida de al menos 34 personas, entre ellas una decena de niños, según el primer balance de la Marina militar italiana. Otros 221 inmigrantes fueron rescatados.

La tragedia se produce ocho días después de que al menos 339 personas murieran víctimas de un naufragio frente a las costas de esa isla, y solo un día después de que concluyera el dispositivo de rescate de los cadáveres.

Los supervivientes de este nuevo naufragio en el canal de Sicilia, entre ellos diez niños, fueron transportados a dos unidades de la Marina Militar. En la operación de salvamento partiparon los buques Lybra y Espero, así como medios de emergencia de Malta. Aunque hasta el momento se han recuperado de las aguas 34 cadáveres, los muertos podrían alcanzar el medio centenar.

El naufragio ha tenido lugar en aguas de competencia maltesa en lo referente a los servicios de emergencia, por lo que dos helicópteros de la Marina procedentes de La Valetta, capital de Malta, han lanzado salvavidas a los supervivientes. La isla de Malta ha rescatado a unos 150 inmigrantes, cuya procedencia aún se desconoce, mientras que Italia ha recogido a más de medio centenar de personas.

Una nota oficial de la marina maltesa asegura que el naufragio se ha producido hacia las 17.10 horas cuando un avión de Malta que vigilaba el Canal de Sicilia ha sido avistado por los inmigrantes, quienes, al intentar hacer señales para ser localizados, han comenzado a agitarse y han provocado el vuelco de la embarcación en la que viajaban.

Este dispositivo de socorro puesto en marcha en el suceso de ayer fue aprobado este jueves a raíz del desastre de Lampedusa de hace una semana y en él participan dos navíos de la Marina militar italiana, una embarcación de la Capitanía del puerto de Sicilia y una patrullera y dos helicópteros de Malta, país con el que Italia trabaja en plena coordinación, aseguran las autoridades.

Tras ver con sus ojos el drama del naufragio del anterior pesquero, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, afirmó recientemente que 'la Unión Europea no puede mirar hacia otro lado'. Italia había pedido que la tragedia de Lampedusa sirviese a la UE para 'abrir los ojos' y afrontar con solidaridad el fenómeno de la inmigración. Barroso aseguró este viernes que 'el problema de Italia tiene que ser percibido como un problema de toda Europa'.

'Tenemos que reaccionar de manera adecuada. Europa no puede mirar hacia otro lado cuando hay barcos que se hunden y se destrozan cientos de vida', agregó Barroso, quien se mostró especialmente conmovido tras ver el cadáver de una mujer y su hijo abrazados.

Por su parte, el primer ministro de Italia, Enrico Letta, explicó que la Comisión Europea e Italia pedirán que el tema de la inmigración se aborde urgentemente en el próximo Consejo Europeo del 24 y 25 de octubre. Este fue también el tema central de la reunión mantenida este viernes por el presidente del Parlamento europeo, el alemán Martin Schulz y el papa Francisco.

El encuentro, que se celebró en la biblioteca del Palacio Pontificio, se centró en los principales problemas actuales que afronta la Unión Europea (UE), 'con especial atención, como no es ninguna sorpresa' a la inmigración ilegal. El presidente del Parlamento europeo aseguró a Francisco que la UE está comprometida a afrontar esta cuestión 'en dos frentes' y que no va a dejar 'a Italia ni a ningún país' solos. 'Ante esta problemática, la Unión Europea debe seguir una doble estrategia: primero, asegurar la protección temporal de estas personas y segundo, dar pasos para mejorar la situación en sus países de origen', afirmó Schulz a la salida del encuentro.