Público
Público

35 mujeres para las fiestas de Silvio Berlusconi

La Fiscalía de Bari desvela la red de prostitución creada en torno al primer ministro italiano por Giampaolo Tarantini, uno de sus chantajistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Todas las escort de Berlusconi', 'Silvio, ríndete, estás rodeado', 'Togas, bancos y luces rojas'... La prensa italiana no ha tenido más remedio que recurrir hoy a expresiones del mundo del cine para tratar de explicar la red de prostitución creada por Giampaolo Tarantini en torno a Silvio Berlusconi y su más que probable quinto proceso judicial.

Esta vez las investigaciones no parten de la Fiscalía de Milán por las fiestas de la mansión de Arcore, sino de la de Bari, que seguía a Tarantini por tráfico de cocaína en convenciones del Pueblo de la Libertad, el partido del primer ministro, y se encontró con una trama de prostitución tras la denuncia de Patrizia D'Addario, la meretriz de lujo que explicó por primera vez a la prensa de medio mundo cómo eran las noches con Berlusconi en su residencia romana.

Los supuestos delitos se cometieron entre 2008 y 2009. El caso se llama Escort, un eufemismo muy extendido en Italia para referirse a las prostitutas de lujo. La investigación preliminar ha durado dos años y medio, tiempo durante el cual Tarantini ha sido acusado, además, de chantajear a Berlusconi a cambio de no revelar qué pasaba en sus casa de Roma y Cerdeña.

Y ayer, con el depósito de las actas por parte de los fiscales, se descubrió que hay ocho personas investigadas, entre ellas el propio Tarantini, su hermano Claudio o Sabina Began, conocida por el caso Ruby como la 'abeja reina', considerada la 'favorita' de Berlusconi y que en su momento, para defender al primer ministro dijo ser el 'Bunga bunga'.

Tarantini se encargaba de seleccionar a las jóvenes y decirles cómo debían comportarse Tarantini y los demás 'se enriquecieron con la actividad de prostitución ejercitada, en favor de Silvio Berlusconi, en su residencia romana, con el pago del correspondiente dinero', dicen los fiscales. 'En particular, Tarantini, que instruía a las mujeres sobre cómo debían comportarse, la finalidad de la noche, pagándoles los gastos de viaje y estancia, y poniendo a su disposición coches para encontrarse con él en Palazzo Grazioli', añaden. 

Como ya sucediera con Emilio Fede, Lele Mora y Nicole Minetti en el caso Ruby, esta vez era Tarantini, según la investigación de los fiscales, el encargado de seleccionar y adiestrar a las jóvenes según los gustos de Berlusconi. '¿Quién me mandas esta noche?', le pregunta Berlusconi a Tarantini, según se lee en uno de los 100.000 pinchazos telefónicos realizados por la Fiscalía. 'Poneos minifalda si queréis, pero nada de tacones', se lee en otro.

En total, las mujeres que aparecen en el documento entregado ayer por la Fiscalía son 35. Actrices, presentadoras, modelos o anónimas. Varias ya conocidas por el escándalo de Arcore, algunas de ellas aceptaron acostarse con el premier, otras, como la actriz Manuela Arcuri, no. Incluso prometiéndole participar en el festival de Sanremo.

Más allá de la afición del primer ministro a rodearse de mujeres, llama la atención el mundo de intercambio de favores entre Tarantini y Berlusconi. La Fiscalía afirma que el empresario proporcionaba jóvenes al primer ministro a cambio de dinero para obtener encargos y contratos públicos, con la Protección Civil o Finmeccanica, la empresa pública del escándalo de comisiones ilegales en la que se ha visto envuelto Alejandro Agag, el yerno del expresidente José María Aznar. Según los medios italianos, en alguna conversación se llega a sobreentender que Tarantini le cuenta a Berlusconi sus aspiraciones por ser europarlamentario.

Tarantini conseguía contratos públicos y tratos de favor gracias a la red de prostitución  Los magistrados tendrán que analizar ahora los pinchazos telefónicos y deshacerse de todos los que no se puedan considerar como pruebas para el caso. Después un juez decidirá si manda a juicio a los ocho sospechosos.

Berlusconi no ha cometido ningún delito según los fiscales, pero su imagen pública sigue hundiéndose y podría hacerlo aún más si comienzan a aparecer en los periódicos más pinchazos. Y mientras la crisis pone en riesgo la fiabilidad económica de Italia, los titulares seguirán siendo de película. Titulares de un primer ministro cuyas relaciones, tratos, costumbres y vida privada, manchan la imagen y la credibilidad de todo un país. 

Estas son todas las jóvenes que participaron en las fiestas de Berlusconi: Maria Teresa De Nicolò, Carolina Marconi, Daniela Lungoci, Francesca Lana, Hawa Kardiatau, Karen Buchanan, Camille Charao Cordeiro, Barbara Montereale, Sara Tommasi, Sebbar Fadoua, Chiara Guicciardi, Vanessa di Meglio, Sonia Carpentone, Roberta Nigro, Maria Josefa De Brito Ramos, Grazia Capone, Luciana de Freitas Francioli, Michaela Pribisova, Maria Ester Garcia Polanco, Mariasole Caci, Ioana Visan, Barbara Guerra, Patrizia D’Addario, Sara Tommasi, Lucia Rossini.