Público
Público

Abás intenta frenar los asentamientos judíos en la ONU

Crece la crisis entre el Gobierno israelí y Obama por las nuevas colonias en Cisjordania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El enfrentamiento entre el presidente de EEUU, Barack Obama, y el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, se liquidará muy probablemente en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde el presidente palestino, Mahmud Abás, ha decidido llevar el asunto de la desaforada construcción judía en los territorios ocupados, incluido el sector oriental de Jerusalén.

El inédito cruce de declaraciones del martes entre Obama, desde su viaje por Indonesia, y Netanyahu, después de que Israel anunciara repentinamente la construcción de más de 1.300 viviendas para colonos judíos en Jerusalén, fue calificado ayer en medios diplomáticos israelíes como 'un comportamiento que no es habitual entre Estados Unidos e Israel, un desacuerdo, una discrepancia manifiesta'.

Los medios de comunicación hebreos destacaron la 'nueva crisis', pero anoche, cuando el eco de la trifulca todavía no se había desvanecido, Nabil Abu Rudeina, portavoz de Abás, informó de que los palestinos han decidido llevar la expansión territorial israelí al Consejo de Seguridad, donde muy posiblemente, y a pesar de todo, si llega el asunto, se producirá el veto de Washington.

El delegado palestino ante la ONU, Riyad Mansur, confirmó que había recibido instrucciones de Abás para presentar ante el Consejo de Seguridad, vía los países árabes, una propuesta que condene la construcción masiva que Israel lleva a cabo en los territorios ocupados.

Sin embargo, atendiendo a otras peticiones similares anteriores, es más que probable que Estados Unidos vete cualquier resolución que condene a Israel. Los palestinos se sienten muy frustrados y burlados porque ellos han cumplido religiosamente con todo lo que les pedía Israel. En Cisjordania, la resistencia ha desaparecido completamente y, mientras tanto, en lugar de detener la construcción, los israelíes la han impulsado más vorazmente que nunca. 'Aunque dicen que quieren compartir la pizza con nosotros, se la están comiendo toda entera', manifestaron fuentes palestinas.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, que hoy se ve con Netanyahu y que ayer prometió 150 millones de dólares a los palestinos, considera que el anuncio de expansión de las colonias es 'contraproducente'. No obstante, los israelíes confían en que la presión del lobby judío será suficiente para detener otra vez cualquier intención de EEUU contraria a sus intereses.