Público
Público

Abás no abandona la negociación pese al fin de la moratoria

El presidente palestino gana tiempo mientras las colonias judías reanudan las construcciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ruido de los bulldozers israelíes levantando casas para judíos en tierra palestina no ha hecho tirar la toalla a Mahmud Abás. Pese a sus claras amenazas de que abandonaría el proceso de paz si Israel no prorrogaba la moratoria a la construcción, a la hora de la verdad el presidente palestino ha pasado la pelota a la Liga Árabe. Horas después de que caducase el lunes el veto a la edificación en Cisjordania, Abás anunciaba que someterá la decisión al comité de seguimiento del organismo panárabe, que se reúne el próximo 4 de octubre en El Cairo. Es el mismo órgano que hace un mes dio el visto bueno a las conversaciones directas pese a que no se cumplía la exigencia palestina de que el cese de la construcción fuese total.

'No vamos a tener una reacción inmediata', dijo ayer el presidente palestino durante su visita oficial a París. El asesor presidencial y dirigente de la OLP, Yaser Abed Rabo, criticó el 'doble juego' israelí y señaló que el Estado judío será el culpable si fracasa el proceso de paz.

Más contundente se mostró ayer Jaled Meshal, líder en el exilio de Hamás. 'Espero que los hermanos de la ANP, que prometieron que no continuarían las negociaciones si el enemigo (Israel) reanudaba las colonias, cumplan su promesa', dijo Meshal en una rueda de prensa en Damasco.

El mundo también ha condenado la decisión de no prorrogar la moratoria, que prohibió durante los diez últimos meses levantar viviendas en las colonias de Cisjordania, aunque permitía construir en Jerusalén Este.

La Unión Europea, Estados Unidos y la ONU expresaron ayer su 'decepción'

La Unión Europea, Estados Unidos y la ONU expresaron ayer su 'decepción', ante la decisión del Gobierno de Benjamín Netanyahu, mientras que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, fue más lejos y señaló que 'hubiera preferido mil veces que se parara la colonización'.

Fuentes palestinas aseguran que 'Abás es capaz de abandonar el diálogo y es, sin duda, una de las opciones que están ahora encima de la mesa'. Pero todo parece indicar que las partes llegarán a algún tipo de acuerdo. Dejar la decisión en manos de la Liga Árabe es un modo de evadirse de cumplir la amenaza. Entre las diversas posibilidades los analistas barajaban una especie de 'acuerdo circular' por el que se extendería la moratoria unos meses a cambio de compromisos de EEUU con las partes para apoyarlas en diversos aspectos de las negociaciones.

El poco fuelle con que ha comenzado la construcción también puede ser un indicio de que aún no se ha dicho la última palabra. Las excavadoras israelíes empezaron ayer a allanar el terreno para construir medio centenar de casas en la colonia de Ariel, en el corazón de Cisjordania.

También se iniciaron trabajos en Revava y hay previstas obras en asentamientos como Adam, Yakir y Kedumim. Pero no se prevén grandes proyectos, según confirmó a Público Naftali Benet, director del consejo colono Yesha, que explicó que 'la construcción será gradual, empezará con unidades, luego decenas, y luego cientos de viviendas'.