Público
Público

Aborto El Constitucional chileno da luz verde a la ley de Bachelet que despenaliza el aborto

El tribunal rechaza los requerimientos presentados por la derecha y refrenda, por seis votos contra cuatro, el proyecto del Gobierno para despenalizar la interrupción del embarazo en tres supuestos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:

Un grupo de Mujeres pro aborto gritan arengas durante una protesta en las afueras del Tribunal Constitucional, este lunes en Santiago. EFE

El Tribunal Constitucional de Chile ha refrendado la legalidad del proyecto de ley que despenaliza el aborto en tres circunstancias, con lo que el Gobierno podrá promulgar como ley la iniciativa de la presidenta, Michelle Bachelet, y abandonar la lista de los escasos países en el mundo que aún mantenían una prohibición legal absoluta del aborto. 

Después de cuatro horas de debate en el Constitucional, que rechazó dos requerimientos presentados por parlamentarios de derechas, se dio luz verde, por seis votos contra cuatro, al documento que permite la interrupción del embarazo en caso de inviabilidad fetal, riesgo de muerte de la mujer y por embarazos producto de una violación. 

El proyecto contó con los votos favorables de los jueces Carlos Carmona, Gonzalo García, Domingo Hernández, María Luisa Brahm, Nelson Pozo y José Vásquez. En contra del proyecto votaron los ministros Marisol Peña, Iván Aróstica, Juan José Romero y Cristián Letelier.

El Tribunal, en cambio, sí visó un punto referido a la objeción de conciencia, consistente en una excepción jurídica que permite por razones morales superiores no actuar conforme a la ley.

Tras conocerse el fallo, los partidarios del proyecto decidieron marchar en dirección al Palacio La Moneda, a modo de celebración. Desde la Mesa de Acción por el Aborto señalaron que "este es un hito histórico que responde a la lucha de las feministas, de las mujeres y de las organizaciones de derechos humanos".

Pero advirtieron que la batalla "no se termina aquí. Falta el reconocimiento de la dignidad de las mujeres y, por lo tanto, su posibilidad de decidir cuando ellas así lo consideren".

En el otro bando, la representante de Chile Unido, Verónica Hoffman, criticó la decisión del TC y alegó que la nueva normativa "deja sola a la mujer, deja sola el puerperio (postparto) y gestación y no resuelve la vulnerabilidad de la mujer".

El detalle de los argumentos en relación a los votos de cada ministro se incluirá en el texto completo de la sentencia, que se publicará el 28 de agosto próximo.

El Constitucional adoptó esta decisión después de realizar dos jornadas de audiencias con 135 organizaciones y representantes de la sociedad civil, legisladores y miembros del Gobierno, quienes abogaron a favor o en contra de este proyecto de ley.

La despenalización del aborto en tres circunstancias específicas es uno de las promesas de la presidenta Michelle Bachelet, y uno de los ejes principales de su Gobierno. Durante más de 50 años, desde el 1931, Chile aceptaba el aborto en caso de que fuera un riesgo para la madre o que se detectara una inviabilidad en el feto. Pero durante la dictadura de Augusto Pinochet se retiró esta ley, con un gran apoyo de la Iglesia.

En Chile se registraron, según cifras oficiales, 322.814 interrupciones del embarazo en los últimos diez años, lo que fue un argumento más del Gobierno para rebatir los intentos de la oposición de frenar esta ley.

En términos de persecución por el delito de aborto ilegal, el Ministerio Público explicó en los alegatos que las mujeres procesadas por abortar y abortar "sin consentimiento" fueron 378 en la década pasada.

Actualmente, el país austral es uno de los pocos del mundo que mantiene una prohibición legal absoluta del aborto, junto con El Salvador, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam, Andorra, Malta y El Vaticano.