Público
Público

Absuelto de violación en California por fingir ser el novio de la víctima

En algunos estados de EEUU aún siguen en vigor leyes que establecen que una persona que obtiene el consentimiento para tener relaciones sexuales, fingiendo otra identidad, es culpable de violación sólo si la víctima est&aa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una anticuada ley del estado de California ha anulado una condena por violación debido a que la víctima no estaba casada. Según esta norma, creada en 1872, una persona que obtiene el consentimiento para tener relaciones sexuales, fingiendo otra identidad, es culpable de violación sólo si la víctima está casada y el violador finge ser su cónyug, informa el diario Los Angeles Times

Es el caso de Julio Morales, condenado inicialmente a violación después de engañar a una mujer a tener relaciones sexuales fingiendo ser su novio. Ocurrió hace cuatro años cuando Morales irrumpió en una habitación y mantuvo relaciones sexuales con una mujer de 18 años de edad, después de que esta se quedara dormida junto a su novio, quien había abandonado el lugar.

La víctima despertó con la sensación de haber mantenido relaciones con Morales, un amigo de su hermano. Pudo darse cuenta de que el hombre que yacía junto a ella en la cama no era su novio debido a un rayo de luz que desde el exterior iluminó su rostro.

Los abogados defensores han argumentado que Morales creyó que el sexo fue consentido ya que la víctima respondió en todo momento a sus besos y caricias. Morales fue sentenciado entonces a tres años de prisión.

Sin embargo, el pasado miércoles, el tribunal de apelación de California decidió anular la condena por violación al considerar que Morales estaba fingiendo ser el novio de la mujer y no su marido, en base a una ley de hace más de 140 años. Otra ley similar está aún en vigor, aunque bajo revisión, en el estado de Idaho.

El juez Thomas Willhite escribió en el dictamen: '¿Es culpable de violación? Debido a anomalías históricas en la ley y a la definición legal de violación, la respuesta es no, aunque, si la mujer hubiera estado casada y el hombre hubiera suplantado a su marido, la respuesta sería sí'.