Público
Público

Una acosada por el gran favorito republicano Cain quiere hablar

El aspirante del Tea Party a la Casa Blanca acusa a su rival de Texas de haber creado el escándalo sexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una de las mujeres envueltas en el escándalo sexual que desde el lunes agita la campaña del gran favorito de las primarias republicanas, Herman Cain, quiere dar su versión de los hechos. Pero el acuerdo al que llegó a mediados de los noventa a cambio de su silencio se lo pone difícil y ayer estaba negociando un compromiso legal con la Asociación Nacional de Restaurantes, la organización que lideraba el aspirante cuando se produjeron los incidentes.

A principios de esta semana la página web Politico revelaba que dos mujeres, que luego resultaron ser tres, habían acusado a Cain de acoso sexual durante su mandato (1996-1999) a la cabeza de ese lobby con sede en Washington. Cain que primero lo negó todo, reconoció luego que el caso se había resuelto gracias a un acuerdo económico que The New York Times cifró en un año de salario de las empleadas (unos 35.000 dólares).

Cain, que sigue negando la mayor, ha acusado a sus adversarios, en particular al gobernador de Texas, Rick Perry, de ser la fuente de la filtración y del escándalo. 'Hemos encontrado una conexión con la campaña de Perry, que quiere desacreditarme', aseguró Cain en un encuentro virtual con votantes emitido en la web TheTeaParty.net: 'Las huellas dactilares de la campaña de Rick Perry están esparcidas por todo esto', añadió el político.

Más concretamente, ha señalado a uno de los consejeros del gobernador de Texas, Curt Anderson, quien ha negado las acusaciones.

De momento el escándalo no ha afectado a la campaña de Cain ni sus esfuerzos recaudatorios. Todo lo contrario. Desde que saliera la noticia, las arcas del contendiente han recibido unos 250.000 dólares. Medios conservadores, como la cadena Fox y el comentarista radiofónico Rush Limbaugh, han responsabilizado a los demócratas por querer desprestigiar a 'un político negro conservador'.

Los sondeos le siguen siendo abrumadoramente favorables. Cain continúa liderando la carrera por la candidatura presidencial republicana junto con el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney.