Publicado: 28.01.2014 12:18 |Actualizado: 28.01.2014 12:18

Activistas de Femen son detenidas en Bruselas durante la visita de Putin

El presidente ruso participa en una cumbre junto a los presidentes de la Comisión Europea para debatir la situación de los derechos humanos y los conflictos en Ucrania y Siria.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos activistas del movimiento feminista Femen protestaron hoy ante la sede del Consejo Europeo en Bruselas con motivo de la visita oficial que realiza el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a la capital europea. Las dos activistas gritaron consignas contra el Gobierno de Putin, al que calificaron de "asesino" y reclamaron la "libertad de los presos políticos" en aquel país.

Las activistas fueron rápidamente inmovilizadas por la seguridad del Consejo antes de ser detenidas por la Policía belga. Durante la protesta, que duró unos minutos, ambas mujeres estuvieron con el torso desnudo y escribieron mensajes contrarios al presidente ruso.

El presidente ruso participa junto a los presidentes de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y el Consejo Europeos, Herman Van Rompuy, en una cumbre de formato reducido, en la que les acompañarán únicamente sus principales consejeros y que durará unas dos horas y media, según fuentes comunitarias. Una cumbre bilateral, en la que analizarán entre otros asuntos la situación de los derechos humanos, así como la evolución de los conflictos en Ucrania o Siria, entre otros.

"Nuestros intereses comunes son muchos y nos animan a trabajar juntos de manera constructiva", aseguró Van Rompuy en un comunicado previo a la cumbre, en el que también dejó claro que la UE y Rusia también tienen "varias diferencias que necesitan ser discutidas y aclaradas".

Las discusiones entre los líderes se centrarán tanto en "intereses comunes" como en "las diferencias a la luz de recientes acontecimientos", incluyendo las respectivas iniciativas de integración económica, su vecindad común o cuestiones comerciales como sus obligaciones como miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC), según fuentes comunitarias.

Está previsto que en el capítulo de política de vecindad aborden inevitablemente la situación en Ucrania, donde la tensión sigue incrementándose entre el Gobierno del presidente Víktor Yanukóvich y las fuerzas de la oposición y manifestantes que piden más libertades democráticas. "No es una interferencia enviar a nuestra gente a Kiev. Hablamos con todas las partes. El objetivo final es acabar con la violencia", destacaron las fuentes europeas, mientras que Rusia afirma que está dispuesta a actuar como mediador si Ucrania se lo solicita.

Rusia también difiere con Bruselas sobre la posibilidad de adoptar medidas contra Ucrania que repercutan en la relación con ese país, ya que considera que no hay que utilizar "el lenguaje de las sanciones" con Kiev sino el del "apoyo y la asistencia". En paralelo, la UE y Rusia harán un balance de las negociaciones para un nuevo acuerdo de asociación y para liberalizar los visados.