Publicado: 12.07.2014 12:18 |Actualizado: 12.07.2014 12:18

Un acusado de matar a seis personas se desmaya al oír los detalles del crimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El hombre acusado de matar a seis miembros de la familia de su ex esposa, incluidos cuatro niños, en su casa de Houston se ha desmayado este viernes ante el tribunal al oír la narración de los detalles del crimen. Ronald Lee Haskell, de 33 años, ha acudido a la corte vistiendo el atuendo naranja propio de los presos para una audiencia fijada tras la acusación por el asesinato de la hermana de su ex esposa, su marido y cuatro de sus hijos, de entre 4 a 14 años.

El supuesto asesino fue detenido sin derecho a fianza. Su abogado, Doug Durham, ha explicado que había estado entrando y saliendo de hospitales en Utah y California con un historial de enfermedad mental y que no estaba tomando la medicación en el momento de los asesinatos.

Haskell se ha desmayado y ha caído al suelo cuando el fiscal ha leído ante el tribunal los detalles del crimen cometido el pasado miércoles. Los ayudantes del sheriff han tenido que recogerle del suelo y sentarle en una silla de oficina antes de sacarle de la sala.

Aparentemente, el acusado se hizo pasar por un repartidor de mensajería y accedió al domicilio cuando únicamente estaban los niños, a los que "reunió a la espera de que llegasen los adultos", ha explicado Hickman. El jefe de Policía también ha aclarado el error cometido en declaraciones anteriores y ha explicado que Haskell no era padre de los niños fallecidos.

Las autoridades creen que el sospechoso estaba preparado para cobrarse las vidas de otros familiares que vivían cerca del lugar de los hechos. "Los abuelos también eran su objetivo", han dicho.

El acusado se dio a la fuga cuando, al llegar a la residencia de su segundo objetivo, se percató de la presencia de la Policía. Haskell fue detenido después de ser perseguido a lo largo de unos 40 kilómetros y rodeado en un callejón sin salida durante tres horas en las que llegó a amenazar con quitarse la vida.