Público
Público

El ADN descarta como robados a los hijos de la dueña de ‘Clarín’

Las Abuelas de Plaza de Mayo dicen que todavía no existe "un resultado negativo" y que lo importante es llegar a la verdad, "sea cual sea"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por primera vez se afianza en Argentina la idea de que Marcela y Felipe Noble Herrera, hijos adoptivos de la dueña del diario Clarín, podrían no ser descendientes de personas desaparecidas durante la dictadura (1976-1983). El pasado viernes concluyeron unas pruebas de ADN que comparaban el perfil genético de los dos jóvenes con el de familias de desaparecidos entre 1975 y 1976 y los resultados, por ahora, han sido negativos.

Dentro de ese grupo, hay todavía cuatro casos en los que no hay conclusiones definitivas. El ADN de Marcela fue cotejado en total con 55 familias, pero con tres de ellas la información genética disponible resultó ser 'insuficiente' para poder excluir o confirmar un vínculo biológico entre ellos. Tampoco puede determinarse la coincidencia de ADN entre Felipe y una de las 57 familias cotejadas con su perfil.

En esta misma semana se descartó también el vínculo genético de los jóvenes con dos familias que desde hace más de una década reclamaban, a través de una causa judicial, la paternidad de los hermanos, quienes no tienen parentesco entre sí. Clarín, el grupo multimedia más importante del país, entiende que esto 'deja en claro que Marcela y Felipe no son hijos de personas desaparecidas' y que, además, 'resulta imposible que lo sean en los casos posteriores a 1976 [año en que nacieron los dos jóvenes], ya que desde mayo y julio de ese año los hermanos vivieron con [la directora de Clarín] Ernestina Herrera de Noble'.

Este caso dio un giro inesperado hace casi un mes, cuando Marcela y Felipe se sometieron voluntariamente a una extracción de sangre para que su ADN pudiera ser cotejado con el de las familias que denunciaron el robo de menores durante la dictadura. Lo hicieron, según dijeron, 'para poner fin a una persecución política' del Gobierno, enemistado con Clarín.

En cambio la organización Abuelas de Plaza de Mayo, que ha conseguido restituir la identidad a 104 hijos de desaparecidos, ha indicado que todavía no existe 'un resultado negativo' y que lo importante es llegar a la verdad, 'sea cual sea'.

En dos semanas continuarán los cotejos con las familias de desaparecidos entre 1977 y 1978 que ordenó la Justicia. El mapa genético de Marcela y Felipe será entonces comparado con el de otras 132 familias que brindaron su ADN para identificar a víctimas de la desaparición forzada.