Publicado: 24.12.2015 11:55 |Actualizado: 24.12.2015 11:55

La adolescente palestina a la que Merkel hizo llorar podrá quedarse en Alemania

Reem Sahwil ha recibido un permiso de residencia para permanecer en Alemania hasta octubre de 2017

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Angela Merkel hace llorar a una niña palestina en televisión por no evitar la deportación de sus padres

La adolescente palestina a la que Merkel hizo llorar podrá quedarse en Alemania

BERLÍN.- La palestina de 14 años que rompió a llorar cuando la canciller alemana, Angela Merkel, le dijo que podría ser deportada finalmente ha recibido un permiso de residencia para permanecer en Alemania hasta octubre de 2017, según ha informado este jueves el diario Bild.

Reem Sahwil, que había explicado que su "sueño" era estudiar en Alemania, comenzó a llorar durante un foro de discusión televisado el pasado mes de julio cuando Merkel le dijo que Alemania no podía admitir a todas las personas que quieren vivir en el país. "Algunos tendrán que volver", fueron sus palabras.

"¡La niña de Merkel puede quedarse!"

Merkel acarició a Sahwil en la espalda, granjeándose burlas en Internet de quieres le acusaron de parecer torpe y de carecer de empatía. El vídeo de la escena se convirtió en viral y generó el hastag #merkelstreichelt (Merkel acaricia).

Sahwil ha recibido ahora un permiso de residencia hasta el 17 de octubre de 2017, según informa Bild, que cita fuentes de la oficina de inmigración de la ciudad de Rostock, en el norte del país.

"¡La niña de Merkel puede quedarse!", ha titulado el diario de mayor tirada de Alemania en su edición de este jueves, precisando que Sahwil está sobresaliendo en su escuela y que sus padres y hermanos también pueden quedarse.

"Estoy encantado de que el estatus de residencia de Reem se haya aclarado", ha comentado el ministro del Interior del estado de Mecklenburgo-Pomerania Occidental, Lorenz Caffier, al diario alemán. "El periodo de incertidumbre ha terminado y puede quedarse aquí", ha añadido.

El episodio de Sahwil fue uno de los peores momentos de Merkel este año, que desde entonces ha sido nombrada persona del año por la revista Time y por el Financial Times tras abrir las fronteras a los refugiados en agosto.