Público
Público

Una afgana, condenada a 12 años por ser violada

Está acusada de adulterio porque la agresión fue hecha por un hombre casado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace casi tres años, una mujer afgana llamada Gulnaz y de 17 años fue violada por el marido de su prima. Los tribunales de Kabul determinaron que ella no fue la víctima, sino la culpable de esa agresión. Fue acusada de adulterio y, ahora, la única manera que tiene de eludir los 12 años de cárcel que piden para ella, es casarse con el hombre que la violó.

En una entrevista concedida a la cadena estadounidense CNN desde la cárcel de Kabul donde se encuentra, Gulnaz afirma que aceptará contraer matrimonio con su agresor. Detrás de un pañuelo que solamente deja entrever sus oscuros ojos, cuenta que lo va a hacer por su hija de 2 años, fruto de la propia violación: 'Así mi hija podrá seguir teniendo una madre', arguye la chica. 'Mi hija es una pequeña inocente. Muchos me dijeron que la entregara tras nacer, pero mi tía me dijo que la mantuviera como prueba de mi inocencia', añade.

Gulnaz fue agredida sexualmente por el marido de su prima hace casi tres años

Durante la entrevista, la joven afgana también explica cómo se desarrolló la agresión: 'Cuando mi madre salió, él entró en casa, cerró la puerta y las ventanas. Yo comencé a gritar, pero me hizo callar tapándome la boca con sus manos'. El agresor niega todos los hechos.

Este tipo de situaciones no son casos aislados. En Afganistán, ocho de cada diez mujeres sufren violencia de género y un 60% es obligada a casarse antes de cumplir 18 años, según datos de Naciones Unidas. Lo peor de todo es que el sufrimiento de estas víctimas no termina después de la agresión. Tras ser vejadas y humilladas, ni la Justicia ni sus propias familias las apoyan ni las reconocen como víctimas, sino que las acusan de culpables. A menudo son asesinadas brutalmente por la vergüenza que produce en su comunidad que hayan sido violadas.

Kabul retirará la pena si la víctima, de 21 años, se casa con su agresor

El último caso se registró el pasado jueves 10 de noviembre en la ciudad de Ghazni, entre Kabul y Kandahar. Una joven viuda y su hija murieron lapidadas por un grupo de hombres armados, según informó la cadena británica BBC. Las autoridades del país señalaron como culpables a los talibanes y dos hombres fueron detenidos en relación con estos crímenes. Los agresores lanzaron piedras contra las mujeres, acusadas de desviaciones morales y adulterio, hasta matarlas. A pesar de los gritos de las víctimas, 'los vecinos no ayudaron, ni avisaron a la Policía', afirmaron fuentes oficiales a la cadena británica.