Publicado: 20.08.2014 19:03 |Actualizado: 20.08.2014 19:03

Afganistán da 24 horas a un periodista estadounidense para irse del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Fiscal General de Afganistán ordenó este miércoles la expulsión del periodista estadounidense Matthew Rosenberg, corresponsal en Kabul del diario New York Times, por un artículo publicado ayer sobre un posible intento de golpe de Estado.

Rosenberg deberá abandonar el país en las próximas 24 horas, después de que ayer se opusiera a desvelar a las autoridades afganas la identidad de las fuentes anónimas que le informaron de que en el Ejecutivo afgano se tramaba la formación de un "gobierno interino", recogen el New York Times (NYT) y los medios locales Pajhwok y Tolo.

El artículo fue publicado el martes en el diario neoyorquino, que informó de que el mismo día la Oficina del Fiscal General reclamó la presencia del periodista para una "conversación informal", donde se le pidió que firmara un declaración, a lo que se opuso.

Fue entonces cuando las autoridades afganas ordenaron primero que se le prohibiera a Rosenberg abandonar Afganistán mientras era investigado, una orden que fue modificada hoy por la fiscalía ante la falta de avances, pidiendo la expulsión del periodista.

"Los intentos por prevenir que un representante de un medio de comunicación ejerza libremente, demuestra una alarmante falta de respeto hacia la libertad de expresión", afirmó hoy en un comunicado el Alto Representante de la ONU en Afganistán, Jan Kubis.

La situación en Afganistán es conflictiva fruto de un proceso electoral que avanza a trompicones desde que se celebró la segunda vuelta de las presidenciales el pasado 14 de junio, lo que explica el intento, como aseguró el NYT, de crear un "gobierno interino".

La crisis comenzó cuando uno de los dos candidatos presidenciales, Abdulá Abdulá, se negó a aceptar el recuento preliminar de votos, que daba como vencedor a su contrincante Ashraf Gani, con un respaldo del 56,4%.

Abdulá amenazó entonces con abandonar la carrera presidencial y crear un Gobierno paralelo porque aseguraba que se había producido un "fraude a escala industrial" preparado por Gani; el presidente saliente, Hamid Karzai, y la Comisión Electoral afgana.

Sin embargo, gracias a la mediación del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, los dos candidatos alcanzaron un acuerdo por el que se auditaría el 100% de los 8,1 millones de votos depositados y se crearía tras conocer los resultados un Gobierno de unidad nacional liderado por el vencedor.

Pero el recuento, que comenzó el pasado 17 de julio, avanza muy despacio debido a las diferencias entre los equipos de Abdulá y Gani sobre los parámetros a seguir a la hora de invalidar o no una papeleta, lo que ha paralizado en varias ocasiones la auditoría.

El conflicto en el país asiático se halla en uno de sus momentos más sangrientos desde la invasión de Estados Unidos, que propició la caída del régimen talibán en 2001.

Según el New York Times, desde el régimen talibán no se había expulsado a ningún periodista extranjero de Afganistán.