Público
Público

Airbus pide el cambio de los sensores de velocidad a varias compañías

Aseguran que la mayoría de los sensores de velocidad de 200 naves deben cambiarse por refacciones fabricadas en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Airbus está instando a las aerolíneas a cambiar la mayoría de los sensores de velocidad de 200 naves por refacciones fabricadas en Estados Unidos, como consecuencia del desastre de un avión que se estrelló en el Atlántico, anticipándose a una orden Europea.

La medida afecta a los naves Airbus A330 ó A340 equipados con sensores hechos por la francesa Thales, como el avión de pasajeros Air France A330 que se estrelló en su camino desde Brasil a París el 1 de junio, provocando la muerte de las 228 personas que viajaban a bordo.

La firma está instando a las aerolíneas a cambiar al menos dos tercios de los sensores, conocidos como sondas pitot, de cada avión por partes suministradas por las compañía aeronáutica estadouidense Goodrich, que ya provee a la mayoría de la flota de 1.000 naves de la flota de A330/A340.

La confirmación del cambio se dio después de que Reuters reportó que autoridades de seguridad de Europa estaban preparando propuestas para convertir tal cambio en algo obligatorio como consecuencia del desastre.

'Emitimos un TIA (Telex de Información de Accidente) unos pocos minutos atrás recomendando a los operadores de A330 y A340 que ocupen al menos dos de las sondas que fabrica Goodricj', dijo en la noche de ayer el portavoz de Airbus Stefan Schaffrath.

No se ha establecido un plazo límite, aunque se podría fijar uno si, como se espera, las autoridades de seguridad vuelven obligaoria la medida.

Aparentemente lecturas defectuosas de los sensores de velocidad debido al congelamiento podrían haber contribuido al accidente, pero es poco probable que sean la única causa, que aún debe ser identificada, dijeron investigadores.

Mientras disminuyen las esperanzas de encontrar las grabadoras de vuelo de la nave, los investigadores se han concentrado en una serie de mensajes de error que el avión envió automáticamente, lo que plantea dudas sobre los datos de velocidad que recibían los pilotos.

Algunas aerolíneas, incluida Air France, ya han dicho que van a cambiar los sensores, pero las nuevas normas significan que muchas también tendrán que cambiar de proveedor.