Público
Público

"Estamos aislados y no nos ayudan"

Antonio Sopeña es uno de los activistas españoles escondidos en El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los cooperantes españoles seguimos aislados unos de otros, sin poder salir a la calle. Desde que llegamos del campamento estamos encerrados en casas separadas y sólo mantenemos contacto telefónico. Y ni siquiera así nos comunicamos, porque no podemos decir dónde estamos ni con quién, no podemos decir nombres ni nada, para evitar que averigüen dónde estamos, ya que sospechamos que las autoridades marroquíes tienen pinchados nuestros teléfonos, cosa que aquí es habitual.

Estamos escondidos y los saharauis del comité del campamento también andan cambiando de casa hasta que termine la tormenta para evitar que les cojan. El primer día estuve en una casa y después cambié a otra. Por ahora, estoy en un piso fijo que parece seguro en un sitio tranquilo, y mientras sea así estaré aquí, pero no sé hasta cuándo.

Nuestra intención, en cuanto podamos, es reorganizarnos todos los activistas extranjeros que estamos aquí para poder seguir informando de lo que pasa. Ahora, el problema que tenemos es que no podemos vernos, no podemos trabajar juntos y la mayoría de los medios técnicos de los que disponíamos están hechos cenizas. No tenemos ni ordenadores ni nada, todo se ha perdido, ni siquiera tenemos documentación ni dinero, ni nada.

Ningún organismo oficial se ha puesto en contacto con nosotros. Ni del Gobierno español ni de ningún otro Gobierno u organismo internacional. Es normal, no es ninguna novedad, porque no es la primera vez que estoy en una situación complicada aquí en el Sáhara y la respuesta del Gobierno español y de las autoridades, y de la representación en territorio marroquí, siempre ha sido la misma, siempre igualmente vergonzosa y una traición evidente a los propios españoles. Pero al que está acostumbrado a eso ni le sorprende ni le molesta.