Público
Público

Al Asad asegura que Siria puede defenderse de cualquier agresión internacional

El presidente sirio sostiene que ninguna intervención militar la impedirá continuar con su "lucha contra el terrorismo". El Gobierno de Damasco sigue negando el uso de armas químicas y esgrime que fueron ellos los primero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Siria, Bashar al Asad, ha asegurado que su país podrá enfrentarse a cualquier agresión internacional y que la amenaza de intervención militar anunciada el viernes por su homólogo estadounidense, Barack Obama, no alterará los principios de Siria ni su lucha contra el 'terrorismo', en alusión a los ataques rebeldes.

'Siria es capaz de hacer frente a cualquier agresión extranjera, al igual que hace con la agresión interior, y logra victorias para recuperar la seguridad y la estabilidad en el país', afirmó el mandatario, que alabó 'la insistencia del pueblo y la unidad del Ejército'.

Por su parte, Boruyerdi vaticinó que los 'grandes perdedores de cualquier agresión extranjera contra Siria serán EEUU y sus agentes en la región, sobre todo la entidad sionista (Israel)'.

El alto responsable, que preside la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, llegó el sábado pasado a Damasco para expresar el apoyo de Teherán al Gobierno sirio ante una probable intervención militar.

'Iran no permitirá complots extranjeros contra la resistencia de Siria y contra la seguridad de los pueblos en la región' Boruyerdi agregó que su país 'no permitirá complots extranjeros contra la resistencia de Siria y contra la seguridad de los pueblos en la región'.

Siria e Irán mantienen desde la década de 1980 una alianza estratégica en el marco del denominado 'frente de la Resistencia' a Israel, en el que se incluyen asimismo grupos como el chií libanés Hizbulá y el palestino Hamás.

El presidente estadounidense, Barack Obama, indicó ayer que ha decidido atacar Siria para castigar al régimen por haber utilizado supuestamente armas químicas contra la población, aunque someterá esa decisión al voto del Congreso. El secretario de Estado norteamericanos, John Kerry ha precisado además que las pruebas que obran en su poder indican el uso de gas sarín.

Por su parte, el representante especial de Siria ante la ONU, Bashar al Jaafari, ha solicitado al Consejo de Seguridad que mantenga su papel como válvula de seguridad y evite el absurdo uso de la fuerza fuera del marco de la legitimidad internacional, según hizo saber en sendas misivas enviadas tanto al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, como a la presidenta de turno del Consejo de Seguridad, Maria Cristina Perceval.

Al Jaafari desmintió tajantemente que su Gobierno haya usado jamás armas químicas durante el conflicto, frente a las acusaciones vertidas por Estados Unidos, y reiteró que ha sido el Ejecutivo sirio quien pidió, desde el primer momento, la investigación de un ataque químico perpetrado por los rebeldes en la localidad de Aleppo.

'Hemos sido el primer bando que ha pedido a la ONU la formación de un equipo de investigación objetivo para determinar el uso de un arma química en Jan al Assal, hace más de un año, y que ha advertido de los graves riesgos que implica el uso de los materiales químicos por parte de los grupos terroristas armados en Siria', indicó en la misiva en referencia a los grupos rebeldes.