Publicado: 15.08.2014 09:30 |Actualizado: 15.08.2014 09:30

Al Maliki reconoce al nuevo primer ministro de Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro saliente de Irak, Nuri al Maliki, ha renunciado al cargo en favor del jefe de Gobierno designado, Haidar al Abadi, encargado de formar un nuevo Ejecutivo. Este anuncio hecho por la televisión irakí llega tras una semana de tensiones, pues el presidente, Fuad Masum, con el beneplácito y apoyo de Estados Unidos, designó a al Abadi el pasado 12 de agosto, pero Al Maliki no aceptó este movimiento y movilizó a sus fuerzas leales, haciendo peligrar seriamente la estabilidad del Estado en un momento crítico ante el avance hasta ahora imparable hacia Bagdad de las milicias del Estado Islámico. La Casa Blanca ha aplaudido así la decisión de Al Maliki de renunciar a la disputa por el Gobierno.  

El objetivo tanto de Masum como de Estados Unidos cuando destituyeron a Al Maliki era acabar con los conflictos sectarios que había alimentado el hasta ahora primerm ministro chií, enfrentándose a suníes y otras minorías. Ahora, la prioridad es que Al Abadi forme un nuevo gobierno fuerte y de consenso que pueda enfrentarse a los yihadistas del Estado Islámico, pues durante las últimas semanas únicamente las fuerzas del Kurdistán irakí son las que están combatiendo contra ellos, si bien contiúan enemistados con Bagdad.

Al Maliki, en un discurso televisado ante la coalición Estado de Derecho, anunció el retiro de su candidatura para el cargo de primer ministro "en favor del hermano Haider al-Abadi, el pueblo iraquí y como un soldado leal al servicio de Irak". Además, aseguró no querer ningún cargo en el gobierno porque "su único puesto es la confianza del pueblo en él" y lamentó que durante los últimos días haya recibido "ataques feroces" que alcanzaron acusaciones de "aferrarse" al poder. "No voy a ser la causa del derramamiento de la sangre iraquí", alertó. 

Mientras, continúan los combates contra el Estado Islámico. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció que se ha roto el cerco que los yihadistas mantenían sobre miles de civiles en el monte Sinyar y dio por terminada la misión en esa zona, pero prometió continuar con los bombardeos para proteger posiciones estadounidenses en Irak. Después de evaluar las conclusiones de un equipo de civiles y militares estadounidenses sobre las condiciones en el monte Sinyar, donde decenas de miles de civiles permanecían atrapados por los avances de EI en el norte de Irak, Obama afirmó que no planea organizar una misión de rescate de los desplazados en la montaña.

Estados Unidos ha roto el cerco que los yihadistas mantenían sobre miles de civiles en el monte Sinyar

El Mando Central de Estados Unidos informó de tres ataques de drones y aviones de combate que permitieron destruir tres vehículos pertenecientes a EI en los alrededores de Erbil, uno de ellos un acorazado especialmente protegido para resistir ataques con minas y emboscadas.

Hasta hace pocos días, Estados Unidos calculaba que unas 40.000 personas, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, estaban atrapadas en el monte Sinyar con necesidad urgente de agua, comida y medicinas. El Pentágono redujo hoy esa cifra a "entre cuatro y cinco mil" desplazados, entre ellos cerca de dos mil residentes que probablemente permanezcan voluntariamente en el monte, según el portavoz del Departamento de Defensa, el almirante John Kirby.

Además, tanto Reino Unido como Alemania están barajando enviar armamento a los combatientes kurdos para que puedan combatir a los yihadistas sobre el terreno.  Tanto Francia como Estados Unidos ya han proporcionado armas a las fuerzas kurdas y hoy se celebra una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de países de la Unión Europea (UE) en Bruselas para abordar este asunto, a la que acudirá el jefe del Foreign Office, Philip Hammond.