Público
Público

Al menos 10 muertos al noroeste de Damasco

Los grupos opositores señalan a las fuerzas de seguridad como responsables de los disparos contra la población civil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos diez personas murieron hoy por los disparos de las fuerzas de seguridad en la localidad de Yisr al Shagur, al noroeste de Damasco, después de que ayer se viviera en Hama, en el centro, una jornada sangrienta con ochenta fallecidos.

La organización la Revolución Siria contra Bachar al Asad señaló en Facebook que fuerzas especiales y de la Guardia Republicana llegaron en helicóptero a Yisr al Shagur y dispararon contra casas, tiendas y cualquier persona que estuviera por la calle.

La red opositora Sham reveló por internet que hay francotiradores apostados en las azoteas de las casas que apuntan contra los ciudadanos y que hay detenciones y registros de viviendas en esta localidad y que además se ha cortado el suministro de agua y luz.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos ha elevado a ochenta el número de fallecidos de ayer Los llamados Comités Locales de Coordinación en Siria también utilizaron la red social para denunciar los disparos de las fuerzas de seguridad en las calles de Yisr al Shagur y de que hay varios fallecidos.

Por su parte, la organización opositora Flash indicó que grupos de manifestantes fueron tiroteados frente a la oficina de Correos de Yisr al Shagur, adonde se han enviado refuerzos de seguridad desde la ciudad de Edleb. Los Comités apuntaron que helicópteros militares también disparan y que varios tanques del Ejército se estaban dirigiendo a esta ciudad desde la montaña de Al Zauiye.

Entretanto en Hama, en el centro de Siria, más de cien mil personas participaron en los funerales de cuarenta de los fallecidos en la jornada de protestas de ayer, destacó Flash en Facebook.

Esta mañana el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que citó 'fuentes médicas fiables', elevó a ochenta los muertos ayer en el centro de Siria por los disparos de las fuerzas de seguridad.

Más de mil manifestantes han fallecido desde el inicio de las revueltas populares a mediados de marzo pasado contra el régimen de Al Asad, que comenzaron esporádicamente para después intensificarse.

De hecho, el pasado 22 de abril, Siria vivió la jornada más sangrienta de protestas contra Al Asad, que se saldó con 112 muertos, según cifras de activistas de la oposición. El régimen ha tratado de forma infructuosa de aplacar las revueltas con una serie de medidas.

Esta semana Al Asad decretó la formación de un organismo para comenzar un diálogo nacional y superar la crisis del país y ordenó una amnistía general, que incluía a los presos políticos, pero las manifestaciones han proseguido.