Público
Público

Al menos 110 muertos en una estampida humana en la India

Las cargas de la Policía o el rumor de que el puente sobre el que caminaban 25.000 personas estaba a punto de derrumbarse, posibles causas de la avalancha.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el epílogo de un popular festival hindú, al menos 110 devotos murieron y más de un centenar resultaron heridos este domingo en una estampida en el Estado central indio de Madhya Pradesh, una tragedia que se repite cada año en el gigante asiático.

La avalancha sucedió por la mañana en las inmediaciones del templo de Ratangarh, situado en el distrito de Datia, donde decenas de miles de personas se habían congregado para conmemorar el último día de una serie de celebraciones en honor a la diosa Durga.

Hasta 50.000 personas habían acudido al templo, de difícil acceso. El lugar se encuentra rodeado de un denso bosque y hay que atravesar un largo puente para entrar. Más de 25.000 personas caminaban por esta estructura en el momento del suceso.

La estampida comenzó, según fuentes consultadas por NDTV, cuando un grupo de residentes comenzó a extender el rumor de que el puente se encontraba al borde del colapso. El pánico cundió inmediatamente entre los peregrinos, muchos de los cuales se lanzaron al río Sindh para evitar ser aplastados.

25.000 personas caminaban por el puente cuando se desató el pánico.

Las tareas de rescate se han visto complicadas por un amplio grupo de afectados que han atacado a la Policía al entender que las fuerzas de seguridad actuaron equivocadamente al intentar detener la estampida a golpes. 'La Policía decidió cargar y eso solo empeoró la situación', indicó un residente. Seis agentes se encuentran heridos por las pedradas lanzadas por los peregrinos.

Un equipo de más de 20 doctores se ha desplazado al lugar para atender a los heridos mientras el ministro principal del estado, Shivraj Singh Chouhan, ya ha anunciado una compensación para las familias de las víctimas.

Muchas de las víctimas son muchas mujeres y niños. La mayoría de las personas perdieron la vida en la estampida y el resto perecieron ahogadas tras saltar al río. 'El recuento continúa. Muchas personas han muerto de camino al hospital con lo que el número (de fallecidos) podría tener tres dígitos', dijo al diario The Times of India bajo anonimato un funcionario de los servicios de inteligencia este domingo. Las televisiones locales difundieron imágenes que mostraban decenas de cadáveres amontonados unos encima de otros a la espera de ser identificados por las autoridades o familiares.

El jefe de Gobierno de Madhya Pradesh, Shrivaj Singh Chouhan, ha ordenado la apertura de una investigación para esclarecer las causas de la tragedia, de la en un primer momento algunas fuentes oficiales habían responsabilizado a las fuerzas del orden por actuar aparentemente con negligencia. Un legislador del distrito de Datia, Narottam Mishra, aseguró a IANS que la estampida comenzó después de que la Policía cargara con bastones contra varios devotos para intentar controlar el flujo de gente que se dirigía hacia el templo.

'En un momento de pánico la Policía cargó y empeoró la situación' dice un testigo.

El templo de Ratangarh se encuentra localizado en una zona boscosa junto al río Sindh y es visitado cada año por decenas de miles de fieles hindúes.Esta semana se ha celebrado en la India Navratri, un popular festival que tiene como protagonista a la diosa de nueve brazos Durga, reencarnación de otras veneradas divinidades y creada por la trinidad más importante del hinduismo para vencer a un demonio.

De hecho, este domingo se conmemoraba la última jornada (Dushera) de una maratón festivalera de nueve noches y diez días, que entre estallidos de petardos, actuaciones teatrales y exhibición de muñecos gigantes de cartón representa el triunfo del bien sobre el mal.

Las avalanchas son un fenómeno frecuente en las celebraciones religiosas indias y se deben en gran parte a las deficiencias en la gestión de las concentraciones multitudinarias o a la precariedad de las infraestructuras que rodean los lugares de culto.

El pasado febrero, al menos 36 peregrinos murieron en una estampida en la estación de trenes de la ciudad norteña de Allahabad, donde se celebraba el festival hindú del Kumbh Mela, considerado la mayor aglomeración religiosa humana del planeta.

La peor tragedia de los últimos años sucedió en enero de 2011 en el Estado meridional de Kerala, donde 102 fieles fallecieron en una zona boscosa y montañosa que conducía a un templo de difícil acceso.