Publicado: 19.09.2016 23:45 |Actualizado: 20.09.2016 07:55

Al menos 12 muertos en un bombardeo contra un convoy
de ayuda humanitaria en Siria

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos asegura que la mayoría de los fallecidos son conductores de los camiones, además de un empleado de la Media Luna Roja. Estados Unidos responsabiliza a Rusia del ataque.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Miembros de los servicios de rescate civiles buscan supervivientes tras un un reciente bombardeo en Ariha, en la provincia siria de Idlib. - REUTERS

Miembros de los servicios de rescate civiles buscan supervivientes tras un un reciente bombardeo en Ariha, en la provincia siria de Idlib. - REUTERS

Al menos doce personas murieron este lunes por un bombardeo a un convoy de ayuda humanitaria en la zona de Auram al Kubra, en el oeste de la provincia septentrional siria de Alepo, según ha denunciado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONG precisó que la mayoría de los fallecidos eran conductores de los camiones de esa caravana humanitaria y un empleado de la Media Luna Roja Siria.

La organización asegura que aviones no identificados atacaron los camiones después de que trasladaran su cargamento desde áreas bajo el control del Gobierno de Bachar al Asad hacia el oeste de Alepo



Estados Unidos responsabilizó a Rusia del ataque contra el convoy humanitario.  El Gobierno estadounidense está seguro de que el ataque fue un "bombardeo" ejecutado o bien por las fuerzas rusas o por el régimen sirio, lo que "plantea muchas dudas sobre si los rusos pueden cumplir su parte" del frágil acuerdo negociado entre las dos potencias, dijo a varios periodistas un alto funcionario estadounidense.

"Tenemos claros indicios, no solo nuestros, sino también de la ONU y la Cruz Roja, de que esto fue un ataque aéreo", aseguró el funcionario, quien pidió el anonimato, en una conferencia de prensa telefónica.

"No sabemos por ahora si el ataque fue de los rusos o del régimen (de Bachar al Asad). En cualquier caso, los rusos tienen la responsabilidad de no hacer ese tipo de ataques y de evitar que el régimen los haga", subrayó la fuente.

El mismo alto funcionario aseguró que Estados Unidos se "replanteará" si seguir cooperando con el Gobierno ruso, que a su juicio debe demostrar "rápida y significativamente" si aún está comprometido con el acuerdo para un alto el fuego en Siria.

De hecho, poco después, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, aseguró en un comunicado emitido más tarde que tanto el Gobierno ruso como el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, "conocían el destino de este convoy, y aun así estos trabajadores humanitarios fueron asesinados", agregó, sin precisar si en efecto hubo víctimas mortales ni cuántas.

"Lo ocurrido hoy ha dado un golpe fuerte a nuestro esfuerzo para lograr la paz en Siria", afirmó el citado funcionario de Estados Unidos.

"Estados Unidos hablará de este tema directamente con Rusia. Dada esta atroz violación del cese de hostilidades, nos replantearemos las perspectivas futuras de cooperación con Rusia", indicó Kirby.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, tenía previsto hablar sobre el tema durante la noche del lunes y la mañana del martes con varios de sus aliados y también con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, según la fuente estadounidense.

"Lo ocurrido hoy ha dado un golpe fuerte a nuestro esfuerzo para lograr la paz en Siria", afirmó el citado funcionario de Estados Unidos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanosdetalló que el envío de la ayuda humanitaria con asistencia se realiza mensualmente en la mitad occidental de la provincia. La Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA) confirmó en las últimas horas la entrada del convoy en Auram al Kubra, sin ofrecer más detalles. La Media Luna Roja precisó que un total de 31 camiones accedieron a la zona, pero tampoco ha corroborado el ataque.

El ataque se produce después de que la Comandancia Suprema de las Fuerzas Armadas sirias declarara el fin de la tregua de una semana en el país árabe, que expiró la pasada medianoche. Tras este anuncio se reanudaron los bombardeos en la provincia de Alepo, donde un total de 32 personas murieron por los ataques contra distintos barrios de la parte asediada de la urbe, así como en los pueblos de Hur y Yina al Salma, en la periferia, aparte de los muertos en Auram al Kubra, dijo el Observatorio. La ONG destacó que hubo más de cuarenta bombardeos en esa zona.